Inicio curso 2015-2016

Querido lector:
De nuevo aquí, tras un sereno verano. Espero que el tuyo haya sido lo mejor que desearas.
Siempre siento que al terminar las vacaciones, somos despertados a la vida que sigue, unos al trabajo, otros a seguir viviendo de otro modo y también a vivir un nuevo curso parroquial.
Éste viene cargado de acontecimientos que voy a recordar por si te los has perdido:
El acontecimiento Estrella: Los 50 años de nuestra parroquia!. Den estos 50 años, este que te informa lleva la mitad viviendo y conociendo cosas que no hubiera conocido ni mucho menos vivido fuera.
Paso pues a hacer un resumen de dichos acontecimientos:

Lucernario mozárabe, en la semana del 8 al 12, oración de las 12 Estrellas a José de Calasanz, novedad para el que suscribe. No asistí a estos acontecimientos por lo que simplemente, los dejo reseñados.

Misa de los 50 años parroquiales
Se celebró el domingo 13 por la tarde y fue invitado el arzobispo D. carlos Osoro. Le acompañaron en la celebración nuestros sacerdotes.
En la homilía, el señor arzobispo dijo muchas cosas pero no puedo reseñarlas todas aunque sí dejaré lo que destaqué cuando la escuchaba y cuando tuve a mano el documento que se hizo:
La parroquia es como una fuente donde los creyentes vienen a beber. Una comunidad cristiana se adhiere al pensamiento de Jesús aunque sea plural. Cristo no es una opinión, es una persona que cuando entra en tu vida, te la cambia. Muchas veces podemos confundir a Cristo con un color o sabor pero sin que entren más colores o sabores. Dios nos da una alegría natural. Con palabras mías, es la alegría que no depende de factores externos, la que no se apoya en razones, solo brota porque sí, porque me siento bien. No es euforia, es alegría serena.
Es una homilía jugosa, para releerla y yo he intentado reseñar lo que pude escuchar y retener cuando asistí. Tras la misa se dio un ágape, momento para el reencuentro y para saludarse.

El día 18 se celebró un concierto a cargo de Luis Guitarra y Carmen Sara bajo el título Cuentos para despertar el alma. Luis interpretó con su guitarra y Carmen contó cuentos que me dijeron muy bonitos. Desafortunadamente, no pude asistir y solo puedo hablar a partir de la información recopilada.

El día 19, sábado, tuvimos la ya tradicional barbacoa con la novedad de que se desplegaron gran número de diapositivas donde se podían contemplar muchos acontecimientos de todos estos años. Campamentos, celebraciones, fiestas, etc. Pudimos disfrutar como cada inicio de curso de los ricos alimentos a precios populares y de la amena y distendida charla. Te haré una observación humorística lector: aunque es un día para verse, es el día en que menos ves a quien quieres y eso que yo me voy abriendo camino porque tengo muchos enlaces que me guían y me buscan a quien deseo ver, si es que están en el campo visual de quien me indica. Para quien ve esta posibilidad de reencontrar a quien quiere es mucho más abierta pero ya ves, cuando te ayuda a vivir tu comunidad y te integra, tienes prácticamente lo que necesitas y si no, para eso está uno: para pedir si hace falta.

Este sábado pasado día 26, tuvimos la salida de agentes de pastoral. Es éste un momento de oración a la búsqueda de lo que Dios pueda querer para cada uno en este curso y es otra oportunidad de convivencia.
Como suele ser, hubo laudes, tiempo de silencio para reflexión a la luz de la homilía del arzobispo de la que se hicieron copias y se nos envió por mail. Luego, compartir en reunión, la comida, tiempo de descanso hasta la reunión de la tarde y con alguna paradita, llegamos a las 20 h. tiempo de regresar a nuestros hogares para pensar e interiorizar lo vivido.
También se ha abierto ya la inscripción a catequesis.

Para finalizar, te dejo una reflexión personal:

El arzobispo dijo también en su homilía de la misa del día 13 que Cristo tendría que ser el centro de nuestra vida. Sí, así es, pero Cristo está muy lejos sin el hermano. Esto es: si todos tenemos un trocito de la esencia divina, se trataría de componer un puzle, o sea: continuar abriéndonos unos a otros, acogernos, acercar a Dios al hermano triste o que está bajo buscando lo nuevo al vernos, como me gusta hacer, abrir los brazos y abrazar, evitando la rutina de ver que quien se pone a nuestro lado es el mismo Pepito o Juanito. Lo es en efecto pero no perdamos la sorpresa de que volvemos a verlo y que eso por sí mismo es una buena noticia.
Así lo veo, así lo siento y será una buena noticia si tomas algo o todo de mi reflexión.

Carlos Canalejas informando para la web parroquial.

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.