Semana Santa 2013

Semana Santa 2013

Semana Santa 2013. Dos nazarenos, coloreados por Laura (elaborado digital posterior)

Nazarenos 2013 coloreados por Laura (5 años)

En medio de la vida y de la historia humana, unidos a todos los que sufren en estos tiempos dolorosos y difíciles, y queriendo compartir a la vez todos los esfuerzos nobles y valerosos que nunca dejan de surgir en este mundo nuestro, celebramos el camino de Jesús, su entrega por amor hasta la muerte y su resurrección, que es para nosotros promesa de vida para siempre con Dios.

Domingo de Ramos

Jesús entra en Jerusalén montado en un borrico, el animal de la vida sencilla y del trabajo cotidiano, y es aclamado por la gente como Mesías y rey de paz. Un rey que reinará desde la cruz.

Jueves Santo

Jesús se despide de sus discípulos con una cena. Allí les lava los pies, como signo de su entrega total, una entrega que sus seguidores también debemos vivir. Y a la vez les deja el pan y el vino de la Eucaristía, una presencia que será nuestro alimento a lo largo del camino de la vida.

Viernes Santo

Jesús es escarnecido, torturado y clavado en una cruz, y desde la cruz nos muestra qué significa amar totalmente, como sólo Dios puede amar. Nosotros hoy, al escuchar el relato de la pasión, al rezar por toda la humanidad, al venerar la cruz y al comulgar, le agradecemos su amor, y afirmamos nuestra fe en él y en su camino de fidelidad y de entrega.

Noche de Pascua

Esta noche todo el pueblo cristiano, toda la Iglesia, está en vela, celebrando el gran acontecimiento que da todo el sentido a nuestra fe. Jesús, fiel hasta la muerte, ha resucitado de entre los muertos y vive para siempre. Él nos precede. Y nosotros, con toda nuestra alegría, nos reunimos para compartirla, en la celebración más importante del año. ¡Aleluya!

Fresco religioso en bóveda. En el centro, resplandeciente, Jesús, Pescador de Hombres.

ORACIÓN A JESÚS RESUCITADO

La noche de la cruz se ha iluminado para siempre,
Jesús, hermano, amigo, Señor.
Nuestra débil historia
de mujeres y hombres
a menudo desconcertados,
se ha llenado de luz.

Nos has amado, Jesús,
hasta morir en una muerte indigna;
pero ese amor tuyo, pleno, total, definitivo,
ha abierto las puertas de la vida para siempre.
En todas partes, Jesús,
en las personas, en los acontecimientos,
podemos descubrir la fuerza luminosa
de tu vida.

Y por eso ahora, al celebrar tu resurrección,
afirmamos con todo vigor nuestra fe en ti:
tú eres el Hijo de Dios,
tú eres el enviado del Padre para salvarnos,
tú nos llenas de tu mismo Espíritu,
a nosotros, a toda la Iglesia,
y q todos los hombres y mujeres del mundo entero.

Es Pascua, Jesús, hermano, amigo, Señor.
Es Pascua, y tu vida es vida para toda la humanidad.

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.