Semana Santa 2014

Semana Santa 2014

Para celebrar la muerte, la sepultura y la resurrección de Jesús. Para llenarnos de su amor y de su vida.

Estos últimos domingos de Cuaresma hemos escuchado, en el evangelio, los relatos de la samaritana, a quien Jesús da un agua que satisface toda sed; del ciego de nacimiento, a quien Jesús abre los ojos del cuerpo y los ojos de la fe; de Lázaro, a quién Jesús devuelve a la vida. También a nosotros Jesús nos ha renovado por la fe y por el bautismo, nos ha unido a él con unos lazos que nada ni nadie podrá romper. Por eso ahora nos disponemos a seguirle en estos días santos de su muerte, sepultura y resurrección.

Domingo de Ramos

Jesús entra en Jerusalén montado en un asno, y es aclamado por la gente que le acompaña. Nosotros también lo hacemos, muy conscientes de que este Jesús a quien aclamamos con nuestros ramos será condenado a muerte por su fidelidad al camino de amor de Dios. Por eso, nuestra aclamación es una afirmación de fidelidad a ese camino.

Lunes, Martes y Miércoles Santo

Tres días de espera, de preparación, de reafirmación en nuestro deseo de seguir a Jesús. Bueno será, en estos días (o tal vez en algún día de la semana anterior), participar en la celebración de la Penitencia, para llegar reconciliados a la Pascua.

Jueves Santo

Esta tarde comenzamos ya el Triduo Pascual celebrando la Eucaristía, que es como una anticipación de lo que viviremos en estos próximos días. Jesús nos deja el pan y el vino que serán su presencia para siempre en medio de la comunidad, y, a la vez, con el lavatorio de los pies, nos invita a vivir con una entrega a los demás parecida a la que él vivió.

Viernes Santo

Jesús muere en la cruz. Nosotros, hoy, conmovidos y agradecidos, nos reunimos para conmemorar su pasión y para llenarnos de la gracia que brota de esta cruz y para pedir que esta gracia llene el mundo entero. Al contemplarlo a él, manifestamos nuestra fe y nuestra esperanza en el Dios que hemos conocido en Jesús y que es, siempre, fuente de vida inagotable.

Sábado Santo

Hoy es el día del silencio, el día para estar cerca del sepulcro de Jesús compartiendo el dolor y a la vez la confianza. Como María, su madre, y como todas aquellas mujeres que le acompañaron a lo largo de su vida.

Noche de Pascua

Esta es la noche en que, rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso de la muerte“, cantamos en el pregón de Pascua. Esta noche, la más grande del año, los cristianos nos reunimos para celebrar que Jesús nos ha abierto las puertas de la vida para siempre. Y, con toda nuestra alegría, reafirmamos los compromisos de nuestro Bautismo y nos alimentamos del pan de la Eucaristía para compartir, a través de una vida renovada, el amor más pleno y más gozoso. ¡Aleluya!

La Pasión de Jesús. Camino de la Cruz.

 

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.