Vida Parroquial, Octubre 2013, 2º. (Continuación)

Prosigue la vida en esta comunidad de La Natividad de Nuestra Señora, comunidad viva y muy querida para quien informa.

Contaros absolutamente todo, queridos lectores, no es mi cometido. Para esto existen más miembros de este grupo de redactores que abarcarán otras áreas y os darán otras visiones de su vivir al publicar.

Yo, por mi parte, seguiré compartiendo con vosotros mi forma de mirar, ver y vivir lo que después os cuento.

La Misa de familias de hoy

Es la misa que se celebra normalmente a las 11 horas todos los domingos del curso. ¿Qué ha tenido de especial para mí para hablaros de ella?

Hoy se celebró el Domund. Es un momento especial para pararse a escuchar los testimonios de los misioneros que vienen libre y gratuitamente a compartir, a regalarnos lo que han vivido.
Quique es un misionero granadino. Estuvo 12 años en Togo y es quien hoy nos ha regalado su vivencia en aquel país.

Es cuando notamos cuánto hacen y cómo entregan su vida por los más débiles. Normalmente suelen resultarnos lejanos y diría que incluso nos olvidamos de ellos muchas veces.

En mi memoria y ahora en vuestros ojos cuando leáis, ha quedado el testimonio sobre una familia que quería casar a una hija por la fuerza. Se hizo y ella se escapó, recibiendo una paliza de su propia familia y prohibiéndosele juntarse con los cristianos. Poco a poco, estos hermanos misioneros en aquella comunidad, hicieron comprender que aquellas costumbres afectaban a la dignidad humana. Ni nos lo imaginamos aquí, en nuestras casas y menos mucha gente en esta sociedad pensando cada cual en sí mismo.

También me quedo pensando en Francisco Mohamed. Es el otro testimonio de nuestro Quique, un nativo que encontró la fe en Jesucristo siendo musulmán. Quiso llamarse Francisco pero al no perder su nombre, también se llama Mohamed.

El que suscribe medita y sólo os cuenta lo que vivió en esta eucaristía. Todos podemos hacernos preguntas sobre la misión. Yo digo:

La misión está aquí mismo, en nuestro entorno más próximo y ya que lo asociamos con salir lejos, al mundo, dejo este dicho: Antes de salir al mundo, da unas vueltas por tu casa. Recordad lo que os decía: dentro se prepara lo que sale hacia afuera.

Reunión del grupo de confirmación de adultos 20-10-2013

Esta mañana, tras la misa de familias, asistí a la reunión de confirmación de adultos con mi grupo.
Tema harto complicado el de hoy: el Espíritu Santo.

Normalmente ¿quién piensa asiduamente en él? ¡Ni siquiera al santiguarnos nos acordamos, y eso que decimos en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

Hemos aprendido o por lo menos somos conscientes de que el Espíritu no se ve, por eso lo es, pero está ahí. La reflexión a que nos movió uno de nuestros catequistas, por ahora será suficiente: El hombre es un ser físico, moral y espiritual. Podemos quizá tomar contacto con el Espíritu si pensamos en las inspiraciones, en el soplo del Espíritu, y en lo que dice San Pablo: Nadie puede decir Jesús es Señor sino bajo la influencia del Espíritu. Intentemos pues su búsqueda en nuestras vidas.

Encuentro de jóvenes de la JMJ de nuestra vicaría

Esta pasada tarde a las 18 h., dio comienzo este encuentro en la Iglesia de los Jerónimos de Madrid.

Tomaron la palabra para empezar D. Ángel Camino, párroco y D. Alfonso Lozano, nuestro Vicario.

Lo más destacable para quien informa fue la alegría y la cantidad de gente que tenemos por compañeros de camino y ni siquiera nos enteramos.

Allá en Copacabana (Río de Janeiro, Brasil), tres millones de personas orando y rezando, compartiendo y viviendo la fiesta fraterna de un encuentro tan gigantesco por Jesús. ¡Todos por Jesús!. Mil quinientos obispos, quince mil sacerdotes y ocho mil religiosas. Los números hablan por sí mismos.

Compartió gente de varias parroquias y lo común es ver que todo el que había ido a Río, cansado, sin ganas, con miedo a no tener dinero para el pasaje y la manutención, etc. Todos volvieron cambiados, empapados del mensaje del Papa con sus tres palabras finales bien memorizadas: vayan, sin miedo, a servir.

Mientras escribo, queridos lectores, me estoy preguntando cómo se cumplirá en mí mismo este mensaje.

Posiblemente ya estoy algo más cerquita de saberlo. El primer paso ha sido contároslo. Después, que Dios y su Espíritu nos iluminen para encontrar las demás respuestas de servicio.

Tras este compartir, Adoración del Santísimo con oración y canciones a cargo de la Natividad, y con las despedidas de los mencionados más arriba, vicario y párroco, finalizó el compartir de los miembros que fueron a la JMJ.

El encuentro finalizó con un baile que se propuso y en el que todos gozamos. Este informador tuvo que superar el reto de escuchar las rapidísimas explicaciones que le daban para ejecutar el baile. Me sirvió de consuelo que ni siquiera los que bien veían lo hacían perfectamente.
Al final, un pie para cada lado pero interés por estar a la altura.

Gracias Comunidad por haber querido aprender y ayudarme tan bien. Porque aquí mi discapacidad se vuelve más liviana y ahora, en casa, guardo en mi corazón lo vivido y también lo podréis guardar quienes os toméis el tiempo de tomar el pulso a nuestra vida comunitaria a través de la web.

Ha informado Carlos Canalejas del equipo de redactores de la web parroquial.

1 respuesta a Vida Parroquial, Octubre 2013, 2º. (Continuación)

  1. Gracias Carlos por tus comentarios sobre la vida de la Comunidad de la Natividad, es bueno que alguien nos haga participes de los acontecimientos y reuniones que se van realizando en ella, pues muchas personas aunque estén interesadas no pueden participar y con tus comentarios haces posible que el que quiera se haga una idea de la “vida” de cada grupo y de los encuentros que se realizan, así nos lo pones más fácil. Por mi parte quisiera comentar que a mí también me gustó el testimonio del misionero Quique que compartió su experiencia en las Misas del domingo, pero sobre todo me gusta el comentario que haces de “dar una vuelta por casa antes de salir al mundo”, pues siguiendo la frase del Papa Francisco “HAY QUE SALIR A LA CALLE”, no podemos ni debemos olvidar al prójimo que tenemos más cercano y que quizá necesita de nuestra ayuda y acogida. Que la fuerza del Espíritu sople fuerte en nuestros corazones y nos haga estar atentos a las necesidades que nos rodean en nuestra parcela de “misión” … (Madrid, trabajo, familia, amigos y compañeros etc.) Un saludo de Mª Dolores.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.