LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXVII

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXVII

Lectura del libro de Isaías 5, 1-7 Voy a cantar a mi amigo el canto de mi amado por su viña.Mi amigo tenía una viña en un fértil collado.La entrecavó, …Continuar leyendo »

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXVI

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXVI

Podemos leer los textos de este domingo como una invitación a meditar sobre la responsabilidad personal ante la llamada de Dios. Ésta es la propuesta del profeta Ezequiel: es necesario convertirse a la justicia de Dios para acogerse a su promesa de vida. También en el evangelio leemos que la invitación está hecha y no basta obedecer sólo de palabra. Hay que cumplir la voluntad de Dios. San Pablo, en su Carta, propone el modelo: Cristo, el propio hijo de Dios, es obediente al Padre hasta las últimas consecuencias. En cualquier caso, no estamos solos. Con el salmista confesamos que la ternura y el amor del Señor con eternos, y le pedimos que nos enseñe a caminar por sus sendas.Continuar leyendo »

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXV

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXV

Las lecturas de este domingo ponen ante nuestros ojos el rostro de un Dios que, como siempre, nos desconcierta. Aunque hace tiempo que somos cristianos, nos queda aún mucho por aprender. Todavía es grande la distancia entre sus proyectos y los nuestros, como dice Isaías. Y tal como sugiere el evangelio, en todo momento el Señor sobrepasa tanto nuestra manera de comprender nuestra relación con él y con los hermanos. Él sigue llamando, invitando, a trabajar en su viña- que al atardecer de cada jornada podamos decir, como san Pablo a los cristianos de Filipos, que para nosotros la vida es Cristo.Continuar leyendo »

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXIV

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXIV

Las lecturas de este domingo contienen una importante enseñanza sobre el perdón como vinculo que nos une a Dios y al prójimo. En el texto del Eclesiástico, el perdón que se da al hermano es condición del perdón que se recibe de Dios. La misma idea se repite en el evangelio, dónde además Dios mismo es propuesto como maestro del perdón perfecto. Por eso el salmo canta una bendición al Señor, cuyo amor se levanta sobre sus fieles alejando de ellos sus crímenes.Continuar leyendo »

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXIII

LECTIO DIVINA – CICLO A – TIEMPO ORDINARIO DOMINGO XXIII

Lectura de la profecía de Ezequiel 33, 7-9 Esto dice el Señor:«A ti, hijo de hombre, te he puesto de centinela en la casa de Israel; cuando escuches una palabra …Continuar leyendo »