4º DOMINGO DE PASCUA: ESCUCHAN MI VOZ, LAS CONOZCO Y ME SIGUEN

Estas dos imágenes del Buen Pastor nos acompañaron en la celebración del pasado domingo. Las iglesias de hoy están presididas por la imagen del Crucificado, y las que lo están por una imagen del Resucitado, tienen al lado la cruz. Y los primeros cristianos representaban a Jesús tal y como se muestra hoy en el Evangelio: el pastor que lleva a su oveja en su espalda. El Evangelio de hoy, después de las apariciones del Resucitado a los discípulos de los tres últimos domingos, nos invita a contemplar esta imagen del Buen Pastor.

Un pastor que llama a sus ovejas, nos llama a cada uno de nosotros y vamos identificando y descubriendo su voz entre otras voces que nos ofrece el mundo. Nos llama por nuestro nombre y en nuestra cotidianeidad, como el domingo pasado a los discípulos en medio de faena diaria. Felipe nos invitaba en la homilía a preguntarnos si “lo conocemos con la cabeza y la teoría” o “lo conocemos porque escuchamos y conocemos su voz”. Este evangelio va a lo esencia del seguimiento, porque pone el centro en la llamada de Jesús a cada persona, que nos conoce, nos llama, nos invita a la vida eterna y nos envía a amar, que sale a nuestro encuentro como salió a buscar la oveja perdida y da la vida por cada uno de nosotros. No es lo que yo sé de Jesús, sino cómo siento su voz llamándome como origen de todo. No se trata de creer en lo que dice y en sus palabras, sino en reconocer su voz y creer en Él, que también me lleva en hombros y sostiene mi vida.

Y no sólo una experiencia personal de cada uno, sino también comunitaria. Esta misma reflexión estamos invitados a hacerla en la vida comunitaria. Si en el centro de nuestra vida comunitaria está la voz de Jesús que llama a la Comunidad de la Natividad, la conoce, la quiere y la lleva en sus hombros o escuchamos otras voces que dirigen nuestra misión que no son la de Jesús. La voz de Jesús, que nos interroga cada domingo con su evangelio y nos envía a amar allá donde estemos en nuestra vida y la comunidad.

La última invitación fue la de ser pastores a imagen de Jesús. Él nos llama y al reconocerlo escuchamos casi al mismo tiempo: te amo y desde ahí ama. Nos dice ¡Sígueme!  Y seguirlo es amar, es recibir la invitación a ser pastores en nuestra vida con las personas que están cerca de nosotros: familia, comunidad, amigos, compañeros de trabajo o colegio, vecinos… Ser pastores sabiendo que no es nuestra voz la que tienen que seguir quienes nos rodean, sino que sólo somos instrumentos para dejar pasar la voz del Buen Pastor que nos necesita para seguir llevando la esperanza de la Resurrección al mundo. Así hemos escuchado en la primera lectura como Pablo y Bernabé vivían ese pastoreo, el de anunciar a Jesús a judíos y gentiles con alegría y llenos de Espíritu Santo, siendo cauce para que otros creyeran en Jesús y “sacudiéndose el polvo de los pies” cuando no era acogido el mensaje y eso no les frenaba para en su experiencia de seguir anunciando.

La invitación durante esta semana es a estar atentos a la llamada de Jesús, que te llama a ti, que me llama a mí, y esa llamada se escucha en lo profundo, como cantamos con “Muéveme” de Ixcís (aunque versión Nati). Llévanos Señor a lo profundo donde podemos escuchar tu voz.

Avisos:

  • Celebraciones:
    • Miércoles 15/05: Eucaristías San Isidro: 12.30h y 1930 h
    • Domingo 19/05: 11:00 Primeras Comuniones
  • Cocido solidario de Embarrados: Sábado 25/5
  • Campamento 2019:
    • reunión informativa: 19/5 a las 13,00h
    • preinscripciones: 26/5: de 12,00 a 13,30h
    • inscripciones: martes 4/6 a las 19,00h  y domingo 9/6 a las 12,00h

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.