¿ACABAMOS CON LA INDIFERENCIA?

Hoy el evangelio vuelve a ser una llamada de atención sobre el efecto que tienen las riquezas en nosotros. Si el domingo pasado escuchábamos la pregunta ¿a quién sirves, a Dios o al dinero?, hoy esa pregunta nos conduce a otra: ¿a quién sirves, a tus hermanos y hermanos o al dinero?

Jesús dirigió estas palabras a los “amigos del dinero” de Galilea, y hoy nos las dirige a nosotros. La escena que se describe en el evangelio se repite cada día, cada minuto, en muchos lugares del mundo, de nuestra ciudad, de nuestro barrio… No es un texto sobre la riqueza y la pobreza, sino sobre personas ricas viviendo al lado de personas pobres como si éstos no existieran. Llama la atención que Jesús no habla de la vida de estas dos personas: ni del origen de la riqueza del rico epulón (la tradición de la iglesia ha llamado a este hombre “epulón” que significa “que come y se regala mucho”) ni de la historia de Lázaro (única persona en una parábola que tiene nombre propio, que significa “Dios ha ayudado”). Jesús sólo quiere hablar de cómo la riqueza puede hacernos indiferentes e incapaces de mirar a nuestros hermanos.  No es un evangelio que denuncie la riqueza, lo que denuncia es la INDIFERENCIA. Porque nuestro Dios no es indiferente.

Y la invitación a vivir mirando más allá de lo que tenemos (cada uno sabemos cuáles son nuestras riquezas, como vimos el domingo pasado), hoy Felipe la ha concretado en dos realidades cercanas.

Una, la llamada que nuestros jóvenes están haciendo a los gobernantes y cada uno de nosotros, para que el mundo que se nos ha regalado sepamos cuidarlo porque es la casa de todos, es el hogar que Dios nos ha regalado para que podamos vivir todos. Están siendo un testimonio de mirar con generosidad y responsabilidad lo que es de todos, denunciando de forma clara cómo las opciones del mundo enriquecido sólo contemplan sus intereses actuales, sin querer mirar los de toda la humanidadde hoy y del futuro.

Y la segunda, la oportunidad que nos da la comunidad de Sant´Egidio para compartir nuestras riquezas con los que menos tienen. Nos ha recordado que ellos no llaman “pobres”  a las personas que viven en la calle, los llaman “amigos”. Hablar de ricos y pobres genera una división como la que nos muestra el evangelio. Hablar de personas que viven realidades de pobreza y riqueza que no son elegidas (nosotros no hemos elegido la realidad que nos hace vivir en esta parte del mundo y con las “riquezas” de las que disponemos),  nos puede unir en una amistad como la que podemos vivir al acercarnos con esta comunidad a los amigos de la calle cada miércoles y viernes del año, días en los que se comparte cena, charlas, risas, llantos y otras veces silencios. Todo esto enmarcado en la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado que hemos celebrado hoy. Nos unimos a las palabras del Papa Francisco hoy: “los migrantes, los refugiados, los desplazados en su propio país y las víctimas de la trata son, en el sentido más amplio, los destinatarios ‘de este Día’ que concierne a todos los habitantes de las periferias existenciales y, en última instancia, nos concierne a todos como individuos y como una sola familia humana”, con “nuestro deseo común de construir un mundo mejor”.

Esta semana que comienza, ¿dónde quieres mirar: a los “Lázaros” de nuestro mundo o sólo a tus riquezas?  Como no es tarea fácil, el Papa Francisco ha convocado un Mes Misionero Extraordinario en octubre de 2019, para profundizar en la responsabilidad de proclamar el Evangelio de todos los bautizados. La primera cita la tenemos el próximo sábado 5 de octubre a 12,00. Todas las parroquias de Moratalaz estamos invitados a la Misa misionera que se celebrará en la Parroquia Santa María de Martala (Calle de Fobos, 2).

Os dejamos con el canto de Comunión de hoy: Sé fiel, de Brotes de Olivo, que nos recuerda que “amar será mi sello, y perder mi identidad y ser de ellos”.

Avisos:

  • Desde el martes 1 de octubre y durante todo el mes de octubre a las 19,00 Rezo del Rosario
  • Comienzo de la catequesis de Grupos domingo 13 de octubre

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.