ASCENSIÓN DEL SEÑOR: ME VOY PARA QUEDARME SIEMPRE

Ha sido un domingo de fiesta de verdad. Hemos celebrado la Ascensión de Jesús y el final de curso de los grupos de catequesis de nuestra comunidad.

Empezábamos la celebración con el templo así:

Y en realidad refleja muy bien el mensaje de Felipe en la homilía. Hoy culmina lo que empezó en Jueves Santo. Todo empieza en el Amor expresado en esa cena en la que Jesús lava los pies a todos los discípulos, siendo consciente de las limitaciones que tenían para entender lo que les decía. Después de resucitar se les aparece en varias ocasiones hasta el día de hoy, que es su marcha definitiva al Padre. Se va y se queda para siempre porque les enviará el Espíritu Santo. Se va y les encarga la misión de anunciar lo que han vivido, desde la alegría profunda de haberse encontrado con el amor y la ternura de Dios que ha transformado su vida. Y no les va a encargar una tarea imposible para ellos, por eso los capacitará para anunciar y salir al mundo con el impulso del Espíritu Santo. Y nosotros hoy, como los discípulos, todavía sin entender del todo muchas cosas, nos dice lo mismo: querida comunidad de la Natividad, me voy al Padre y me quedo con vosotros todos los días, no os quedéis ahí parados y salid a anunciar lo que habéis vivido.

¿Y qué hemos vivido este curso que termina?  Eso es lo que hemos compartido y el motivo por el que, al terminar la celebración, el templo había cambiado.

 

Todos los grupos de catequesis hemos compartido con un signo lo que habíamos vivido este curso: encuentros, reuniones, salidas, celebraciones, oratorios, hacernos amigos, sentirnos acogidos y parte de la comunidad…  Mucha vida en esos signos y en esos globos que representan a cada grupo: catequesis de niños, adolescentes y sus familias, prebautismales, prematrimoniales, de matrimonios y familias.  Todos colocados a los pies de la cruz para que también asciendan al Padre con Jesús. Y al lado del Espíritu que vendrá para quedarse todos los días con nosotros y nos impulsará a vivir desde la Alegría del encuentro con el resucitado y anunciar el amor de Dios en nuestro mundo. El campamento… nuestra próxima misión.

El próximo domingo será otro día importante: el Espíritu vendrá para quedarse en cada uno de nosotros. No hay reunión de catequesis pero nos seguimos encontrando en la Eucaristía.

Os dejamos con la canción que el coro eligió para la comunión. Aunque muchas veces, como los discípulos, no entendamos y no sepamos dónde está Dios, queremos cantar que “hoy Dios vive dentro de mí desde que como el niño aquel, en El creí”

Avisos:

  • Campamento 2019:
    • inscripciones: martes 4/6 a las 19,00h  y domingo 9/6 a las 12,00h

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.