CAMPAMENTO 2020 HACIA LA TIERRA PROMETIDA CON MOISÉS. DÍA 3: EN LA PANDEMIA, ¿A QUIEN DAMOS EL PODER?

Moratalaz 12/08/2020

Tercer día de campamento. ¡Qué bonito es verse cada mañana, parece que no nos hemos ido a casa! 

Empezamos un día en el que se nos pregunta desde el inicio: en la pandemia, ¿a quién damos el poder?, o lo que es lo mismo, ante la dificultad, lo que no entiendo y no me gusta, ¿escucho a Dios?

Ayer en el Buenos días vimos que Dios le “regaló” a Aarón para cumplir su misión y también le dejó una mochila. Hoy hemos visto que había dentro: un montón de cosas para cuidar a los enfermos de una plaga que estaba arrasando en el pueblo de Israel, además de un mapa para ir a la Tierra prometida. Ver a los que estaban enfermos nos ha hecho pensar en la pandemia que estamos viviendo. Aarón también se encuentra con Dios aunque no sabe explicar bien como lo ha reconocido. Ahora los dos le dicen al pueblo que pueden salir de la esclavitud porque el Dios de sus padres les conducirá a la Tierra Prometida. Algunos se fían y Dios les puede liberar de sus cadenas, pero otros se resisten a creer que esto pueda ser verdad. A ellos, Dios no les puede quitar sus cadenas…¡todavía!

Como no podía ser de otra forma, nos hemos ido a la parroquia más cerca del campa para la celebración y …. ¡era la Nati la más cercana!, así junto a nuestra comunidad, hemos compartido lo que hemos vivido estos dos días, con uno de los tipis que hicimos ayer en el “taller de lo imposible” y el cartel del “No puedo” convertido en “Puedo”.

En un juego de pistas en el parque de la Cuña Verde, casi casi hemos descubierto hasta una vacuna para el coronavirus. 

La historia del Buenos días la hemos seguido viviendo por la tarde con la pregunta de fondo  de “¿donde ha estado Dios en este tiempo de pandemia?” Hemos empezado compartiendo las dudas, interrogantes y miedos que nos han surgido en este tiempo y hemos escuchado el testimonio de personas de la comunidad que han vivido la pandemia desde el mundo sanitario muy cerca de personas sufriendo y muriendo, y de otras que han permanecido cerca de las familias que se han ido empobreciendo en nuestro barrio y cerca de los amigos de la calle que han visto como la ciudad de Madrid se vaciaba de personas. En nuestras dudas, en la que gente que está cerca de los que sufren, en nuestras casas donde hemos vivido semanas difíciles… ahí ha estado Dios. Gracias Laura, Ángel, Amparo, Iciar y Amelia por haber compartido vuestra vida con nosotros. En la oración de la mañana nos decían, que Dios, desde que se hizo hombre, habita también en el dolor. Hoy así lo hemos sentido. 

Hemos terminado el día poniendo todo lo que nos ha hecho dudar y tener miedo en este tiempo tan difícil, en las manos de Dios.

Mañana, nos espera una excursión en la montaña y sabremos que pasa con el pueblo de Israel. ¿Empezarán ya el viaje a la Tierra Prometida?

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.