Campamento de verano 2017: La Vecilla (León)

La Vecilla (3 de julio de 2017)

Lunes. Crónica del día 3… Ser pequeños en Dios

Una noche tranquila … y un poco más larga que la anterior, aunque el fútbol mañanero es muy tentador y a las 7:30 ya había un balón rodando.

En la oración de la mañana, se nos ha invitado a “abandonarnos en Dios” y hemos terminado con la canción Saberme y sentirme en tus manos de “Nueveycuarto” y nos ha preparado para afrontar el día.

En el Buenos días hemos visto Fasto y Nefasto, siguen haciendo de las suyas, y eso causa que los discípulos entren en discusiones sobre quien es más importante, hasta que Jesús trae un niño y lo pone en el centro… logrando el cambio de mirada de los discípulos y entendiendo que lo importante está en lo pequeño.

En los grupos hemos trabajado el Ayudar, Pedir ayuda y dejarse ayudar … ¡qué difícil! tan acostumbrados como estamos a estar “autónomos” y por tanto eso de “depender” suena muy raro. Hemos descubierto la posibilidad de vivir la experiencia de una dependencia que nos sostiene … cuando se hace de la mano de Dios.

A continuación han comenzado los juegos de las Olimpiadas, diferentes pruebas que han puesto de manifiesto que “ni el más fuerte es el que siempre gana ni por ser mayor se es más hábil”. En el terreno de los resultados la cosa va muy igualada, y tras el esfuerzo … ¡la ducha! (este año no tenemos aquello de “piscina convalida ducha”), manguera y duchas han logrado que en el campa se respire un olor a champú y gel.

El equipo de cocina ha tenido que entrar en el comedor ante la insistente llamada de los comensales “¡cociiiiiiinaaaaaa! ¡cociiiiiiinaaaaaa!” y eso que el menú era “lentejas de primero y pescado de segundo”, además hemos tenido tiempo de cantar el cumpleaños feliz a Paula Piqueras.

Tras el tiempo libre hemos tenido talleres ¡en nuestro nuevo espacio! 6 talleres en los que se han trabajado cosas relacionadas con los discípulos:

· Con lana cada uno hace su inicial, y es que Jesús a cada uno nos llama por nuestro nombre

· Un juego de 3 en raya, y es que el discípulo tiene que ser divertido

· Unas pulseras, y es que son detallistas

· Unas pinzas decoradas con formas de peces, y es que son “pescadores de hombres”

· Un marca-páginas, el discípulo lector

· Una bolsa decorada, el discípulo misionero

A la vuelta de los talleres, la merienda y de cabeza a los grupos … para ver qué ocurre cuando en eso de pedir ayuda metemos a Dios, cada grupo ha terminado con el signo de verse, representados con un objeto, en la mano de Dios. Y en el cierre del día, no solo hemos estado cada uno en la mano de Dios, sino que todos los que integrábamos el campa nos hemos abandonado en la gran mano de Dios, un momento muy emocionante, y en el que el silencio y el respeto han estado muy presentes.

Al final de la cena hemos tenido … ¡qué lo baile que lo baile! para el que no esté familiarizado, se trata de comerse medio melocotón en almíbar apoyado en el reverso del poto y sin utilizar las manos, y por si fuese poca complicación hay que terminar con un “PAMPLONA”. A reseñar que pequeños y grandes han participado y se ha producido una interesante competición entre algunos de los catequistas que ha terminado con un nuevo record, ¡4 al mismo tiempo!

Como todas las noches, aunque ayer no se hiciese mención, ha venido Caifás (el sumo sacerdote) para recibir noticias de Fasto y Nefasto.

Hoy la velada ha sido un trivial gigante, puntuable para las olimpiadas, en el que se han puesto a prueba los conocimientos sobre las películas de Disney.

Nos vamos todos a la cama estando convencidos de que mañana será otro gran día en el que ocurrirán muchas cosas en el campa de la Vecilla … ¿o será en otro sitio?

¡Por cierto! hay una persona en el campa que está muy aburrida … ¡nuestra doctora! 😉 que siga así.

Las fotos del día…

25 Respuestas a Campamento de verano 2017: La Vecilla (León)

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.