Campamento de verano 2018: La Vecilla (León)

La Vecilla (13 de julio de 2018)

Viernes. Crónica del día 7.. La conversión de Pablo

Avanza nuestro campamento y tenemos la sensación de que esto se nos está acabando, hay que aprovechar cada segundo y sobre todo, vivirlo en plenitud.
Por eso, tenemos un día por delante donde en el Buenos días, Pablo ha experimentado la llamada del Señor, todo un proceso de cambio que le ha llevado a renunciar a cosas muy suyas.

Para no quedarnos nosotros atrás, hemos tenido la oportunidad, a través de dos talleres de interioridad, de pararnos, mirarnos por dentro, dejarnos tocar por Jesús, ver nuestras vidas con “ojos de fe”.

Con los juegos, hemos podido tener experiencia de tener que hacer cosas de forma distinta a la que hacemos habitualmente, con los ojos tapados, recibiendo instrucciones…
A medio día nuestros chicos del minivolante regresaban al campamento y lo hacían muy alegres, llenos de su experiencia y muy satisfechos. Deseando pasar por la ducha, comer y recuperar fuerzas.

Nos han contado que en el camino encontraron muchos obstáculos, que sintieron las limitaciones físicas del cuerpo, que el camino fue muy largo porque tuvieron que caminar más de lo pensado, que se quedaron sin agua y cuando más lo necesitaban se encontraron con un hombre que, de forma gratuita y generosa, les ofreció agua y todo lo que tenía. En el camino se dieron cuenta de que cada uno tiene unas capacidades que nos hacen llegar de distinta forma al final, pero que lo importante es que lo hicieron juntos como un grupo unido.

Todo esto les ha hecho crecer y disfrutar mucho de la experiencia.

El Campamento Volante, mientras, continúa su segundo día de camino, y esta tarde tendrán la celebración del lavatorio de los pies. Dejarse querer por el Señor¡¡¡¡

En la tarde nos volvió a sorprender la lluvia, y a estas horas continua lloviendo, así que mañana que os esperamos, recordad que hay que venir con chubasquero, calcetines de repuesto… en fin, pertrecharos para la lluvia.
El volante ha parado en un pueblo anterior a su objetivo, por la lluvia, pero todos están bien y van a dormir a cubierto, gracias a la generosidad del pueblo.
¡Hasta mañana, si Dios quiere!

Mensaje de Coordinación
¿Es posible cambiar? ¿Es posible que nuestro corazón se transforme? ¿Dejar de tener miedo? ¿Ser las personas que queremos ser? ¿Entregar nuestros dones, ser coherentes, vivir en plenitud? ¿Es posible llegar a ser verdaderos discípulos de Jesús?
Hoy con la conversión de Saulo en Pablo se nos invita a creer que todo eso es posible y que, por difícil que parezca, nosotros también estamos llamados a convertirnos. Ha sido un día intenso de trabajar nuestra interioridad, de mirar como está nuestra vida, lo que nos configura y lo que nos hace únicos. Ha sido un día de experimentar, como Saulo, que Dios nos toca. A unos con suavidad, a otros con firmeza, pero a todos nos toca y nos dice “Te quiero con locura, con una locura infinita, de forma incondicional y para siempre Solo desde ahí nuestro corazón puede llegar a cambiar, porque, en realidad, no cambiamos nosotros, nos cambia la experiencia profunda y sorprendente de ser amados de una forma tremenda y abrumadora. Increíble ¿no? 😉
Que soñéis bonito!!

Las fotos del día…

14 Respuestas a Campamento de verano 2018: La Vecilla (León)

  1. Que buena pinta ese campa renovado!!! las tiendas son geniales!!! Esta vez la primera impresion habra sido mejor… Seguro que ha sido un dia emocionante, apuesto a que Terence estaba mas nervioso que los niños :). Y las familias? Como vais con tantos pequeños? Hoy en misa Felipe nos ha dado noticias y todos hemos rezado por que sea un gran campa. Muchos besos a todos, sobre todo a Raul, Irene y Miguel. Gracias por las fotos y la cronica! Sonia.

  2. Guau!! Como dice Sonia, todo lo que enseñáis y contáis tiene muy buena pinta!! Seguro que va a ser otra gran experiencia de las que llenan el corazón de alegría como las que habéis repasado.

    Desde aquí mándanos un abrazo muy grande y nuestras oraciones, para que así sea. Ya se os echa de menos!!! Un millón de besos!!!

    Raquel y Carlos.

  3. Buenos días!!!! Veo que empezáis fuerte. ¿Nos quedamos en la mediocridad o apostamos por la plenitud?. Mediocridad: resignación, miedo. Plenitud: Crecimiento, construcción, cambio. Me quedo con la plenitud. Y eso es lo que hacéis todos los días en el campamento, no?. A través de vuestras reuniones, juegos, celebraciones, construir y, al mismo tiempo, ir creciendo. Construís familia y a partir de ahí, no hay límite. Atreveos a vivir la vida que habéis imaginado!!!!! Repito lo que os escribí el primer día: La alegría de creer, de amar, de compartir y disfrutar de todo ello. Besines mil!!!

  4. Buenos días, esto de la incoherencia, la fragilidad, las contradicciones, ufffff…… Me siento totalmente identificada, me habéis tocado la fibra ¿Quién no se ha sentido alguna vez así? Como decís, aun viviendo la Resurrección y la Ascensión de Jesús, aun siendo partícipes de los hechos, las dudas existen. Y si además sentimos (al menos yo lo siento a veces así) que la sociedad, nuestro entorno, tiene intereses o metas que no terminamos de entender, que se piensa más en lo inmediato, en el beneficio propio, finalmente te puedes sentir frágil, pueden aparecer las dudas, los miedos. Sin embargo, la semillita está ahí, en tu corazón, y eso es lo más importante. Y si ésta ahí es porque puedes hacerla florecer, porque eres CAPAZ. Capaz de compartir, de dar, de disfrutar. Repito la frase de ayer: Atreveos a vivir la vida que habéis imaginado, solo vosotros podéis hacerlo!!!
    Besines mil!!!!

  5. Hola acampad@s!!!
    Desde Aranjuez muchos besos y…. aunque parezca una locura, igual que mucho de lo que vivís allí, GRACIAS a Dios por las dudas, los miedos y la fragilidad. Aunque vivir todo eso hace temblar los cimientos más duros, creo que son unas llaves maravillosas para abrir las puertas y ventanas al Espíritu.
    Que Papá Dios nos ayude a mantenerlas abiertas.
    Lo dicho, besotes.

  6. Qué alegría tener noticias vuestras!! genial que todo vaya tan bien!!! Abrazo grande.sonia

  7. Buenos días hermosos!!!! Hay varias palabras que me gustan mucho y hoy me habéis despertado con una de ellas: COMUNIDAD. ¿Es bonita verdad? Para mí una comunidad es, básicamente, un grupo de personas que tiene cosas en común, aficiones, valores, que se ayudan, se apoyan. Sin embargo, aun teniendo cosas en común, no siempre las vivimos todos igual, ¿no creéis? No es fácil vivir en comunidad. Debemos dejar atrás el individualismo, el yo, porque pasamos a formar parte de algo más grande. Y además, entiendo que para formar comunidad, debemos empezar desde el amor, eso nos lleva al respeto, la tolerancia, la justicia, la cooperación. Y eso es lo que vivís, continuamente, en vuestro día a día del campamento. Hoy me ha pasado una cosa muy curiosa cuando he salido de casa hacia el metro, he empezado a andar y cuando me he dado cuenta iba camino de la parro, había dejado atrás el metro y he tenido que volver. ¿Qué creéis que significa? Creo que me tenéis “sorbido” el “seso”. Sed felices. Besines mil!!!
    P.d.: Daniela hija, ya me explicarás lo de las judías verdes y, por favor, continua sonriendo así!!!

  8. Jolines que envidia me dais,yo aquí pasando calor. Me gusta las tiendas y a ver si veo alguna vez la de mis amigos ganando el premio de mejor tiempo jaja jaja. Espero que lo paséis bien y que me acuerdo mucho de todos

  9. Buenos días!!! La reflexión de hoy se puede enlazar con la de ayer, la comunidad. Una de las bases de la comunidad debería ser la empatía, la comprensión, el ser capaces de ponernos en el lugar de otro. En ocasiones cuestionamos los comportamientos y actitudes de los demás, nosotros somos más importantes, los que realmente tenemos problemas, los demás no, nuestra opinión es la única válida. Prevalece el YO. La comprensión, que también es una forma de acoger, es entender cómo se siente el otro, sus circunstancias, su historia. Eso no significa, necesariamente, que tengamos que estar de acuerdo con sus ideas, no, lo importante de esto es el RESPETO. Respetar los puntos de vista de los demás y aceptar sus opiniones. Y, por encima de todas las cosas, lo que tenemos que hacer es ESCUCHAR, escuchar, escuchar, esuchar.

    Mahatma Gandhi decía: “las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista”.

    Besines mil!!!

  10. Buenos días campistas y “volanteros”. Injustica, discriminación, persecución. Desgraciadamente, el pan nuestro de cada día, en muchos ámbitos. Hay días, cuando estoy pesimista, que pienso que en lugar de evolucionar, “involucionamos” (si esa palabra existe). La falta de empatía, de compresión, la falta de comunidad, de respeto, el miedo a que nos quiten lo que consideramos nuestro o, que creemos que solo merecemos nosotros. La ignorancia. “Ser buena persona es sencillo, solo consiste en amar”. Parece sencillo, si fuera así, el mundo sería un sitio mejor.
    “Amar no es solamente querer, es sobre todo, comprender” (FranÇoise Sagan)
    P.D.: Sarita V., ¿estás jugando a tu juego favorito, el despiste? Una fotica solo, por fi. En un pis pas nos vemos!!!

  11. Llevo varios días para escribir… Y hoy me he dado cuenta de que a este paso, se me acababa el campamento, así de rápido, como todos los años que he estado ahí. Tengo que decir que el Envío, y las fotos del volante, me han golpeado fuerte a tantísimos kilómetros de distancia, supongo que en el mejor de los sentidos, con un poco de “envidia”, pero sobre todo con unos deseos enormes de que sea para vosotros tan importante como fue para nosotros.

    Lo que estáis haciendo es tan grande, todos vosotros, que el Espíritu está viajando muy lejos. La verdad es que pensé que no me iba a tocar vivirlo “solo” desde la crónica (gracias a los que la hacéis posible!) hasta dentro de bastantes años, pero ha tocado antes de lo previsto. Este campamento ha sido (y espero que sea por mucho tiempo) una influencia fundamental que me ha hecho la persona y la cristiana que soy ahora, y ver a todos los niños y mayores disfrutar, crecer en la fe, reflexionar y enriquecerse gracias a este pequeño universo un año más me trae unas poquitas lágrimas a los ojos. Es aquí donde más veo a Dios. En el Buenos Días y en los grupos de reflexión, en cocina y apoyo, en Confirmación, en los monitores que ponen todo cada día a pesar del sueño (diez veces más de lo que podía imaginar cuando iba de acampada…). Muchísimo muchísimo ánimo a los casi estrenados, creo que estáis haciendo un trabajo increíble y tendréis que enseñarme cuando vuelva.

    Creo que igual no debería extenderme más… así que desde Australia os mando un abrazo enorme enorme enorme para todos los que formáis parte de esta maravilla que es el campamento (y uno especial para mi hermana y sus monitores, un poco más fuerte para María si puede ser…). Espero poder ser parte de esto otra vez el año que viene, que un año fuera ya se me hace cuesta arriba.

    Seguid construyendo Reino de Dios 🙂

  12. Hola acampados y acampadas!!!

    Y sobre todo, a quienes andáis de volante y mini-volante… Salir afuera para encontrarse con la vida… Dejar las comodidades para pasar algunas apreturas… Sois unos y unas valientes!!! Desde aquí, os mandamos un montón de besos y achuchones, y estamos seguros de que la experiencia está siendo super intensa. Estamos deseando que nos contéis todo lo vivido y ver lo que habréis crecido por dentro y por fuera en estos dias, que son pocos en el calendario pero muuuuy grandes e intensos en el corazón.

    Queremos también daros las gracias a cada una de las personas que hacéis realidad esta experiencia de comunidad. Imposible imaginarse un campa de la Nati sin todas las horas de organización, planificación, trabajo duro e ilusión que le ponéis a cada pequeño detalle. De corazón, gracias!!!!

    Mil besos,

    Carlos y Raquel.

  13. Buenos días a todos y, como decís vosotros, el último de este año. La despedida, el agradecimiento, esto empieza a ser un clásico. Os lanzo una pregunta: ¿Cuándo seáis mayores que recordareis con cariño o valorareis más, los momentos vividos o las cosas materiales? Muchas veces trabajamos mucho para comprarnos algo que está de moda o nos llama la atención, para al poco tiempo olvidarlo o dejar de usarlo porque ya nos hemos cansado. Una de las cosas que Claudia ha aprendido durante este año fuera, ha sido precisamente eso, que puede prescindir de muchas cosas, que se puede vivir con menos y vivir igual o más intensamente (al poco de llegar me dijo que se había llevado demasiadas cosas, en parte culpa de su madre, ¿en qué estaría yo pensando?) En cambio, las experiencias, las vivencias, nos permiten socializar, interactuar con otras personas, en otros entornos y ambientes y nos ayudan a crecer. Las vivencias que acumules a lo largo de tu vida son las que te hacen ser como eres, forman parte de ti. Hace ya unos cuantos años, en esta misma página, cuando aún Daniela no iba al campamento, os dije que la mejor herencia que se puede dejar a un hijo son buenos recuerdos y una buena educación. Y eso es lo que creáis vosotros en el campamento, vivencias, vida, sentimientos, sensaciones, enseñáis valores, tan importantes en estos momento y siempre, en realidad. Son experiencias que recordareis siempre. Así que por todas esas cosas que hacéis, por ayudarnos a educar a nuestros hijos, por vuestro tiempo y dedicación de forma desinteresada. Por ese equipo de cocina, que consigue que Daniela se coma las judías verdes, por el equipo médico que mantiene a todos en buen estado, por esos monitores que se lo curran a tope durante el campa y un poquito más relajados el resto del año, por el equipo informático, que nos permite formar parte de esa experiencia (¿qué haré yo ahora sin estas reflexiones matutinas?). A los nombrados y a los sin nombrar, todos sois igual de importantes en esta historia. En fin, simplifiquemos, MUCHISIMAS GRACIAS A TODOS!!!. Y estoy de acuerdo, el 30 es un número redondo que invita a preparar algo más especial aun. Descansad y feliz verano, nos vemos a la vuelta. Besines mil.

  14. Aunque ahora mi vida transcurre por otros derroteros, no olvido la fe y la oración con la ayuda de aplicaciones que me facilitan el poder orar.
    Aunque ahora estoy más lejos de la comunidad, cuando voy a la parroquia, siento que entro en casa.
    Cada año leo con deteniniento lo que vivís y no me he podido quitar la costumbre de imaginarme allí si quiera por un momento.
    Sin duda el campamento es un refuerzo importante para el espíritu, pero luego toca llevarse puestas las experiencias y evitar que se os gasten dentro.
    Lo que me pregunto muchas veces es cómo discernir tanta llamada y cómo luchar con el miedo a cuestionarse sobre nuestra misión.
    Lo bueno es que si tratamos de practicar lo que vivimos, siempre tendremos la oportunidad de compartir nuestra historia y conocer otras.
    Yo ahora viajo con frecuencia pero al igual que le pido a Dios que me saque de la tribulación, también le pido que venga conmigo y vea cómo gozo de aquello por lo que al final del día puedo darle gracias.
    Feliz verano y que cuando oréis, evoquéis lo vivido y lo compartáis con todo aquel que podáis y quien quiera que se lo regaléis.
    Al final de la lectura de esta crónica por páginas, se me ocurre que alguien habrá podido recordar aquello de “hagamos tres tiendas”, y es que hay momentos en la vida en que uno no desea bajar al munhdo.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.