¡CONFIRMADOS!

La grandeza de todos los sucesos que el Señor nos regala se nos hace inconmensurable. Eso es lo que hemos vivido hoy que hemos celebrado la fiesta de la Natividad y la Confirmación de 16 chicos y chicas de las Comunidades de Nuestra Señora de Belén y la Natividad de Nuestra Señora. Un día de fiesta para este grupo, sus familias y las comunidades donde han crecido en la fe.

Tras un tiempo de experiencias que les han acercado a sentir la confianza en Jesucristo y les ha hecho avanzar en su vida de fe, ahora están listos para afrontar la vida cristiana como un camino de donación, siempre acompañados por el Espíritu Santo que hoy han recibido en lo más profundo de su ser. 

En la Comunidad los hemos visto crecer, a algunos casi desde que nacieron, y nos sentimos agradecidos y muy orgullosos de cada uno de ellos porque pase lo que pase, han recibido lo más importante de su vida: la seguridad de que Dios nunca los abandonará, incluso en aquellos momentos de noche oscura que puedan tener. 

A pesar de haber tenido que retrasar su Confirmación debido a la pandemia, ellos han comenzado ya hace tiempo a participar en la vida comunitaria de una forma activa, dándose completamente y derrochando la alegría y vida que solo Dios da cuando le sabes guiando tus pasos. 

En la celebración de hoy, el obispo D. Jesús Vidal los ha acogido de una manera especial y les ha dado la enhorabuena porque han reconocido a Jesucristo como el mayor bien de su vida. El comienzo de este nuevo camino viene marcado por tres rasgos que nos vienen regalados por el hecho providencial de celebrar hoy la confirmación.

La primera es la enseñanza que nos da la palabra de Mateo sobre la vida comunitaria. Jesús nos llama a vivir como sus discípulos, aprendiendo de él como maestro y amigo. Jesús implica en su enseñanza toda su vida porque ha dado su vida por cada uno de nosotros. 

En segundo lugar, la enseñanza del Evangelio de hoy está en la dimensión de su amor y perdón. En la lectura hemos escuchado cómo el Señor perdona la deuda del primer siervo, que en términos de aquel tiempo, era una cifra enorme, casi imposible de perdonar. Sin embargo, él no es capaz de perdonar una deuda infinitamente menor. La desproporción del perdón que hemos recibido de Dios y la medida en que nos ama es enorme y mientras no lo descubramos, no entenderemos el amor sin límites de Dios y seguiremos amando sólo con nuestro pequeño amor humano. Estamos llamados a vivir esa desproporción que nos lleva a sentirnos amados sin límites y así transmitirlo.

Por último, hoy celebramos la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado. Tenemos que ser conscientes del enorme drama que sufren miles de personas paradas y no acogidas en los límites de nuestra fronteras. En esta realidad de no tener sitio para acoger al que lo necesita y creer que no hay lugar para ellos, Dios nos llama para crear una Iglesia abierta y acogedora, donde generemos espacios para acoger, dar protección, promover el caminar juntos y podamos integrar al que lo necesita. 

Hoy especialmente pedimos a Dios que todos estos chicos y chicas vivan ese amor desmedido de Dios y puedan darlo a los demás. 

Un momento muy especial de la celebración han sido los signos de la Confirmación: 

  • La Renovación de las promesas del bautismo. Hace muchos años fueron expresadas por sus padres y madres, y hoy las asumen ellos mismos ya como adultos. 
  • La Imposición de las manos por el Obispo y la oración  en la que se pide a Dios que les llene de espíritu de fortaleza, ciencia y santidad. 
  • Y la Crismación con óleo santo mediante el cual, el Espíritu Santo penetra en su alma. Sus padrinos y madrinas los han acompañado para ser testigos y ayuda en este camino que empiezan. 

Y en altar, junto al pan y el vino, hoy hemos puesto las experiencias de nuestra comunidad este verano en las que los recién confirmados entregaron su vida y sus dones: el viaje «Hacia la Tierra Prometida con Moisés» del Campamento urbano y en San Pedro de Cardeña, la experiencia de que Dios siempre nos busca vivida con las Hermanas Agustinas de la Conversión y el apoyo escolar con los que más sufren este tiempo de dificultad.

Damos gracias a todas las personas de la comunidad que han seguido en la distancia esta celebración a través de YouTube, permitiendo que se pudieran mantener las medidas de seguridad. Nos hemos sentido unidos en el Espíritu y la oración.

¡FELICIDADES POR ESTE GRAN PASO EN VUESTRA VIDA! ¡LA COMUNIDAD DE BELÉN Y DE LA NATIVIDAD DAMOS GRACIAS A DIOS POR VUESTRO «SÍ»!

1 respuesta a ¡CONFIRMADOS!

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.