CREEMOS EN UN DIOS DE VIVOS

Hoy han preparado la Celebración los chicos y chicas del grupo de catequesis de pre-confirmación. Nos han dado la bienvenida recordándonos que somos parte de una familia, la gran familia de los Cristianos y que cada uno de nosotros somos importantes y tenemos algo que aportar; es lo que nos recuerda este día de la Iglesia Diocesana.

Además, en la Palabra de Dios, se nos invita a la VIDA, sí, con mayúsculas porque es el mayor regalo que hemos recibido. En las lecturas hemos escuchado cómo Dios es un Dios de vida, Dios de futuro y de Resurrección.

Recientemente hemos celebrado el día de todos los Santos y el de los difuntos, y hoy en las lecturas también hemos escuchado acerca de la muerte, porque es algo que a lo largo de los tiempos nos preocupa enormemente. Es difícil no pensar en cómo será y que ocurrirá después de la muerte. Como humanos intentamos pasar por la razón cualquier suceso que nos ocurre, pero Dios nos invita a confiar, a volcarnos en la VIDA que nos regala y a sentir que ésta se prolongará más allá de cualquier razonamiento que seamos capaces de tener. Felipe nos han dado una sorpresa explicándolo de una forma muy sencilla, por medio de un precioso regalo que hemos tenido luego en el altar durante el resto de la celebración.

¿Qué pasa cuando una persona que nos quiere  nos hace un regalo y después nos enfadamos con él? Creo que no se nos ocurre devolverle el regalo o pedirle que nos lo dé, si hemos sido nosotros los que hemos regalado.

El mayor regalo que hemos recibido es la VIDA y nos la ha dado nuestro Padre Dios a través de nuestros padres. Si Dios, nos llama y nos regala la VIDA, no nos la va a quitar ni pasando por la muerte, no; todos vivimos y viviremos con y para el Señor. Nuestra vida no acaba. Y, además, somos mensajeros de esa VIDA y tenemos que crearla, trasmitirla y trabajar por ella.

El día de la Iglesia Diocesana nos recuerda que la Iglesia se crea y se llena a partir de pequeñas aportaciones tanto económicas como de nuestros dones y carismas. Y para hacer realidad esa experiencia de construir comunidad, nos ha lanzado dos preguntas muy importantes:

  • ¿qué nos ha regalado la comunidad?
  • ¿qué regalamos nosotros a la comunidad?

Unidos a toda la Iglesia, nos hemos unido en la Oración de los fieles, pidiendo a nuestro Dios de la vida y de los vivos, por nosotros y las personas de nuestro mundo, sobre todo, las que sufren.

Antes de la colecta, hemos escuchado las cuentas del curso pasado de nuestra parroquia que son para dar gracias a Dios porque podemos hacer frente a gastos de reparaciones, materiales diversos y salarios de sacerdotes gracias a las suscripciones y a las colectas que se realizan. Pero tenemos que ser conscientes de que otras parroquias no tiene estas posibilidades y por ello, existe un fondo al que el resto de las parroquias, hoy, podemos aportar para ayudarlas.

Los chicos que han preparado la celebración, han hecho también unas ofrendas preciosas, presentando un cirio encendido para reflejar que somos invitados a ser luz en medio del mundo y a que creemos en la Resurrección.

El segundo signo han sido unas flores que simbolizan lo bello de la vida y lo que vendrá detrás de ella.

Con la colecta, han presentado lo que cada uno podemos ofrecer en nuestra gran familia y finalmente, el Pan y el Vino como alimento y fuerza que nos ofrece el Señor.

Hoy damos gracias a Dios por este gran regalo de la VIDA y por poder trasmitirla dentro de la gran familia de la Iglesia y en cualquier lugar en el que seamos enviados. El envío para la semana: vivir cada día y en lo que nos ocurra dando GRACIAS POR EL REGALO DE LA VIDA. También puede ser una semana para responder a esas dos preguntas que nos han lanzado en la homilía y construir comunidad compartiéndolas.

Así lo hemos cantado con la canción que ha elegido el grupo que ha preparado la celebración: Gaudium, de Jesús Cabello.

 

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.