CUENTA LO QUE HAS VISTO Y OÍDO

Este es el lema del Domund de este año, la Jornada Mundial de las Misiones en la que se nos recuerda que muchos hermanos han salido de sus casas para ir a servir en otros lugares, en otros hogares, que pasan a ser los suyos. 

Hoy reflexionaba sobre por qué es importante para nosotros este día y pararnos a mirar a nuestros misioneros. Y la verdad es que he encontrado varias razones. La primera está en el mensaje del Papa Francisco para esta jornada. Y es que resulta que hoy tenemos una invitación para cada uno de nosotros:

“No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído” (Hch 4,20), es una invitación a cada uno de nosotros a “hacernos cargo” y dar a conocer aquello que tenemos en el corazón. Esta misión es y ha sido siempre la identidad de la Iglesia: “Ella existe para evangelizar” (…). Por eso me gusta pensar que “aun los más débiles, limitados y heridos pueden ser misioneros a su manera, porque siempre hay que permitir que el bien se comunique, aunque conviva con muchas fragilidades” (Exhort. ap. postsin. Christus vivit, 239).

Y es verdad que todos estamos necesitados de “ser misioneros”, poder dar lo que somos o tenemos en nuestra vida para sentirnos llenos, para sentir que pase lo que pase, estamos aquí para transmitir a nuestros hermanos que ninguno, nunca, estamos solos. Dios nos quiere familia y él no abandona su cuidado. 

Otra de las razones importantes que he encontrado es que nuestra vida se ha ido construyendo con ejemplos de los testigos que hemos ido encontrando en el camino, familiares, amigos, personas de nuestra parroquia, comunidad, trabajo…¡Qué importante todo aquél que nos ha ido transfiriendo sus valores, pensamientos y sobretodo, sus obras! Así veo a los misioneros, son nuestros testigos de amor, de fe, sencillez y espera en el Señor. El saber que tenemos estos ejemplos tan cercanos; hombres y mujeres como nosotros, nos debe dar aliento porque aún en las peores situaciones de la vida, la esperanza tiene sentido en Dios, tal y como ellos nos demuestran. 

Nuestros misioneros no se cansan de contarnos que lo más importante es vivir la realidad, sin imponer, sin pensar en más allá que ser uno más de la familia en la que Dios los ha querido poner. Ellos hacen posible el milagro del amor.

Y la tercera razón que he encontrado es que, es bueno poder dar las gracias a todos aquellos que ahora son las manos y los pies de Dios en cada uno de los rincones de la Tierra. Gracias porque han escuchado la llamada y se han puesto en marcha. ¡Gracias de corazón a cada uno de nuestros misioneros!. Nosotros también podemos escuchar esta llamada aquí cerca, en nuestro día a día. Todos somos parte de un mismo cuerpo y podemos ayudarnos orando los unos por los otros. 

Hoy hemos escuchado el testimonio de uno de nuestros misioneros, Pedro del Río, que con solo 18 años está viviendo en Bolivia una forma de evangelizar sencilla, simplemente acompañando, queriendo a los que allí están y poniendo su ayuda allá donde le llevan. 

Os dejamos su testimonio en este video. https://youtu.be/W0C7ehCm5tk

Si quieres saber más sobre las misiones que realiza la Iglesia por todo el mundo, te proponemos visitar la web de las Obras Misionales Pontificias.

Por último, os invitamos a rezar unidos con la oración del Domund: 

Señor, contigo he visto y oído
que las cosas pueden ser diferentes;
que el desánimo y el cansancio
no tienen la última palabra,
porque Tú no abandonas a nadie
al borde del camino.
Contigo he visto y oído
que Tú vives y quieres que yo también viva,
que eres bondad y misericordia,
y que me envías a compartir este anuncio
–el anuncio más hermoso–
dejando brotar la alegría
con la que inundas mi corazón.
Señor, yo quiero ser
amor en movimiento, como Tú.
Te lo ruego: pon en marcha
al misionero de esperanza que llevo dentro,
para que cuente lo que he visto y oído
a todos mis hermanos del mundo.
Amén

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.