Domingo 10 de febrero: Nuestra vida es una misión

Con el lema “Creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas”, Manos Unidas, con 60 años de historia, presenta su campaña de 2019 centrada en la mujer.

Tres elementos nos han ayudado a celebrar.

El grupo de postcomunión 2 preparaba la celebración, y tras la lectura del Evangelio, nos han acercado a la realidad de la desigualdad que viven todavía muchas  mujeres en nuestro mundo y nos lanzaban este interrogante:

Mildre, misionera ecuatoriana de la Hermana Laura, nos ha acercado a la vida de los misioneros en el encuentro del Ayuno voluntario del pasado viernes y  en la celebración de la Eucaristía de familias. Ha compartido con nosotros lo que supone para ella la misión desde este segundo interrogante: ¿sabéis que toda vuestra vida es una misión? Es una misión porque Dios llama y nos capacita para ella, siempre y a todos, seamos grandes o pequeños. Así, el niño tiene su misión de crecer y dejarse querer en su familia, las familias la misión de amarse, quienes van a la escuela o trabajan hacerlo desde el amor, y el misionero la de acercarse a quienes viven en la desigualdad y acercarnos esa realidad a quienes vivimos en este lugar del planeta. Nos ha hablado de niños que recorren 7 km para ir a buscar agua y de niñas que caminan una hora y media para llegar a la escuela, de lugares donde viven personas que no tienen alimentos, casas, carreteras, escuelas o atención sanitaria como nosotros, de comunidades que cuentan con un sacerdote sólo una vez al mes y en las que hay que las personas recorren kilómetros para ir a celebrar su fe.  Nos he hecho sentirnos parte de este mundo tan desigual, dividiéndonos a las personas que estábamos en el templo en 5 grupos que representaban los continentes. Y nos ha invitado a sentirnos unidos en la misión de llevar el Amor de Dios, y así cada continente hemos proclamado juntos: “¿quién vive? Cristo”, “¿por cuánto tiempo? por siempre”, “¿dónde vive? en nuestro corazón”.

Y de fondo, el evangelio de la pesca milagrosa. Jesús capacitó a los discípulos en su misión de pescar aquel día, y contra todo pronóstico razonable, la red salió llena de peces. Y aquí el tercer interrogante del día, ¿cómo haremos posible la misión que cada uno tenemos? Porque Él nos capacita, sabe que podemos y hace que podamos llegar más allá de donde nosotros creemos que llegaremos. Mildre, ante la inmensidad que puede suponer la misión, compartía lo que a ella le brotaba de dentro: “Aquí estoy Señor, envíame”

Y esta Campaña contra el Hambre, nos hemos unido con el resto de las parroquias de la Vicaría III, para apoyar el proyecto de “Mejora de acceso a la educación secundaria en Volta (Ghana)”, destinado a 180 alumnos que podrán continuar con su educación y con un importe de  90.262€. Gracias por la aportación de toda la comunidad. Mildre nos explicaba como nuestra aportación económica significaba una mejoría en la vida de muchas personas y que en ese dinero no iban sólo euros, iba sobre todo nuestra oración, nuestro trabajo y nuestro Amor…

La canción “Envíame” Ixcís, nos puede ayudar a dejar que lo que hemos celebrado vaya empapando nuestro corazón.

Avisos:

  • Sábado 30 y domingo 31 de marzo: convivencia grupos catequesis

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.