Domingo 17 de febrero: LAS BIENAVENTURANZAS REVELAN EL AMOR DE DIOS

El evangelio que escuchamos este domingo es tan actual como lo fue para las personas que escucharon a Jesús al bajar del monte. Hoy, como entonces, son palabras dirigidas fundamentalmente a los más pobres, a los que su condición les hace privilegiados de la cercanía y la misericordia de Dios porque confían en Él.

Escuchar las Bienaventuranzas es escuchar un programa concreto de felicidad, alejado de todas aquellas cosas que estamos acostumbrados a oír: el dinero, el reconocimiento social, la comodidad, el poder… todo aquello que supone poner la confianza en que es el hombre el que todo lo puede.  Hoy se nos invita a ser felices amando, acercándonos al que menos tiene, siendo fieles al Evangelio, viviendo desinstalados, anclando nuestras vidas en el amor y poniendo nuestra confianza en Dios, hasta poder llegar a decir como Santa Teresa: “quien a Dios tiene, nada le falta

Así lo celebramos el domingo y los signos elegidos nos ayudaron a actualizar HOY las Bienaventuranzas.

Un reloj, signo de la cantidad de cosas tenemos que hacer y el poco tiempo que nos dejamos para ayudar, consolar, amar.

Una máquina de juegos, signo de estar “a nuestro rollo” y el aislamiento de Dios y de los hermanos

Unos cascos de música, signo de no acabar de abrir nuestros oídos, nuestro corazón para escucharte y conocer tu mensaje.

Nuestro mundo nos da estos signos. Y las Bienaventuranzas otros muy diferentes, que nos invitan a confiar en Él y vivir en amor, en su Amor.

Frente al reloj del mundo, el corazón de las Bienaventuranzas.

Bienaventurados los pobres, bienaventurados los que ahora tenéis hambre. Se nos invita a salir de nosotros mismos, a no mirar el reloj y poner el corazón en todo lo que hagamos. Busquemos lo que nos ayuda a ser mejores y seguir creciendo como personas amadas y que pueden amar a los demás. Por eso tenemos hambre de justicia, de tratar a las personas como corresponde, como hombres y mujeres que quieren ser felices.

Frente a la máquina de juegos del mundo, la jofaina y la jarra de las Bienaventuranzas.

Bienaventurados los que lloráis. Todos podemos tener momentos de dolor, de tristeza, en lo que nos podemos sentir solos. Jesús nos abre una nueva perspectiva. Abre tu corazón a quién te ayuda, a quién se acerca a ti y te alivia. Eres invitado a arrodillarte ante quién llora, cuídale, haz como Jesús: ¡lava sus pies! Desde el servir al otro, nuestro dolor se convierte en consuelo y esperanza.

 Frente a los cascos del mundo, la Biblia y la cruz de las Bienaventuranzas.

Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten, y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Se nos invita a escuchar a quien grita y denunciar, a ser valientes y atrevidos ante situaciones donde no hay amor, donde lo que prima es la burla o el odio. Tenemos que alzar la voz y defender lo que Jesús nos enseña. Cojamos su Palabra y su Cruz y seamos fieles en el Amor.

¿Nos atrevemos a SER FELICES ESTA SEMANA?

CREO QUE SON FELICES

Creo que son felices los que comparten,

los que viven con poco,

los que no viven esclavos de sus deseos.

Creo que son felices los que saben sufrir,

encuentran en Ti y en sus hermanos el consuelo

y saben dar consuelo a los que sufren.

Creo que son felices los que saben perdonar,

los que se dejan perdonar por sus hermanos,

los que viven con gozo tu perdón.

Creo que son felices los de corazón limpio,

los que ven lo mejor de los demás,

los que viven en sinceridad y en verdad.

Creo que son felices los que siembran la paz,

los que tratan a todos como a tus hijos,

los que siembran el respeto y la concordia.

Creo que son felices los que trabajan

por un mundo más justo y más santo,

y que son más felices

si tienen que sufrir por conseguirlo.

Creo que son felices los que no guardan en su granero

el trigo de esta vida que termina,

sino que lo siembran, sin medida,

para que dé fruto de Vida que no acaba.

Y creo todo esto porque creo

en el hombre lleno del Espíritu,

Jesús de Nazaret, el Señor, Amén.

José Enrique Galarreta.

Os dejamos con la canción “Ven, te necesito” de Brotes de Olivo, Él cuenta contigo para que las Bienaventuranzas sean verdad en nuestro mundo.

Avisos:

  • Sábado 23 de febrero, PEREGRINACIÓN A LA CATEDRAL DE LA ALMUDENA:
    10,45: Quedamos en la calle Bailen, puerta de los jardines de Sabatini. Salimos hacia la catedral en peregrinación
    12,00: Celebración de la Eucaristía presidida por el arzobispo.  Habrá posibilidad de confesar.
  • Sábado 30 y domingo 31 de marzo: convivencia grupos catequesis

 

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.