DOMINGO 9 DE DICIEMBRE 2019: ¡PREPARAD NUEVOS CAMINOS!

Ésta es la invitación del segundo domingo de Adviento: ¡PREPARAD EL CAMINO!

Es el anuncio de Juan el Bautista (Evangelio según San Lucas. 3,1-6.):

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.

Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:

«Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios».

Preparaos que llega alguien que trae un mensaje nuevo. Él, que predicaba con un bautismo con agua, lo que anuncia es una historia de salvación para cada uno de nosotros. Con esa imagen de la naturaleza de los montes, los valles y lo escabroso, nos está hablando de nuestro propio corazón. Un corazón con lugares enaltecidos que nos alejan de los hermanos, con otros hundidos por las dificultades de la vida, y con otros torcidos y escabrosos porque se han enredado en una religión de normas y leyes. Preparar el camino, es preparar nuestro corazón para acoger a Dios que se hace uno de nosotros. Juan anuncia que ese cambio del corazón sólo podrá ocurrir si lo acogemos; no anuncia un cambio que dependa de él mismo o de nosotros, anuncia la promesa de salvación de Dios y que es una historia de Amor que lo hace todo nuevo.

Con este anuncio, dos invitaciones. A estar atentos y mirar cómo está nuestro corazón: que necesita ser elevado, descendido, enderezado… desde esa promesa de amor. Y la segunda, mirar cómo fue ese anuncio de Juan: Lucas lo centra en un determinado marco histórico y entre paganos. También nosotros, en este Adviento de 2018, en este momento de nuestra historia (personal, comunitaria, social, familiar…), somos enviados a anunciar la historia de salvación a todas las personas (como celebramos el domingo pasado) con nuestra vida y nuestras palabras, silencios, abrazos, presencias…

¡Que sea éste un tiempo para preparar nuestro corazón y anunciar que Alguien está llegando!

Y para invitarnos a la acción, os dejamos “Poneos en Pie” de Ain Karem:

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.