Domund 2018

Este domingo hemos celebrado el Domund, la jornada mundial de las misiones, bajo el lema CAMBIA EL MUNDO, y una vez más hemos podido disfrutar de la gran vida que tiene nuestra Comunidad.

Durante la homilía y a raíz de la lectura del evangelio de Mc 10, 35-45,

Los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, se acercaron a Jesús y le dijeron: “Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir”. Les preguntó: “¿Qué queréis que haga por vosotros?” Contestaron: “Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. Jesús replicó: “No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?” Contestaron: “Lo somos”. Jesús les dijo: “El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado”.
Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús, reuniéndolos, les dijo: “Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos”.

nuestro párroco Felipe nos ha mostrado de una manera muy gráfica cuáles deben ser los elementos que nos guíen en la misión a la que todos los cristianos somos invitados:

Frente a la tentación de creernos y querernos poderosos cuales reyes con sus coronas, los elementos de los que nos habla el Evangelio son los mismos con los que vivió Jesús:

  • El cáliz, signo de su entrega
  • La concha que se usa en las celebraciones del Bautismo, signo de ser hijos de Dios en el Bautismo y que desde ahí formamos la comunidad
  • La toalla, signo del servicio, como el de Jesús en Jueves Santo con sus amigos

En el día a día, todos somos invitados a ser misioneros y cambiar el mundo, entregándonos, fomentando el desarrollo de la comunidad y estando al servicio. Especialmente hoy se nos recordaba la importancia de estar cerca de los más mayores que están solos y que necesitan compañía y visita, y se nos animaba a acercarnos a ellos e indicarlo en la parroquia para poder darles apoyo, ya sea con la comunión, visitándolos…

Y además hemos tenido el testimonio de Pedro del Río y Elena Granados, misioneros en Bolivia de 2002 a 2007 y que este verano han estado en Burundi. En su relato daban gracias a Dios porque la experiencia misionera en Bolivia y el viaje a Burundi han ido cambiando sus corazones y sienten que su vida, ahora en España, también se va transformando. Sus opciones aquí, también les hacen sentir que van encontrando “su lugar en el mundo”.

Como muestra de lo que hemos vivido, compartimos la canción que hemos cantado en la comunión: “Amando hasta el Extremo” de Maite López

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.