Consejo Pastoral Parroquial

II. FUNCIONES PRINCIPALES DEL CONSEJO PASTORAL PARROQUIAL.

El C.P.P. tiene como objetivo principal la programación, animación, coordinación y revisión de la globalidad de la acción pastoral, en el ámbito del territorio que denominamos “parroquial”. Su preocupación fundamental será, la de “comprobar si la comunidad parroquial, en la concreción de su vida, en su acción, en sus grupos o instituciones… realiza el ideal de conformarse más y más con el Evangelio. Sea cual sea lo que se trate, su inquietud permanente, ha de ser, acercar la vida de la parroquia al Evangelio”.

Concretando más, podríamos asignar estas importantes funciones al C.P.P.:

  • Analizar en todos sus aspectos la realidad de la comunidad parroquial y del pueblo que ésta ha de evangelizar y, buscar, las respuestas pastorales más adecuadas.
  • Impulsar la realización de las tareas programadas, animar la colaboración del mayor número posible de cristianos, recoger sus iniciativas y discernir sobre la conveniencia de realizarlas.
  • Elaborar cada año, al principio de curso, con la aportación de todos los grupos parroquiales, el plan pastoral general de la parroquia y concretar el calendario, así como las mediaciones para llevarlo a cabo.
  • Coordinar el trabajo eclesial de todos los grupos parroquiales y animar su dimensión misionera (evangelización).
  • Revisar al final del curso, la acción pastoral realizada y el cumplimiento del plan pastoral general de la parroquia, teniendo en cuenta los objetivos pastorales preferentes de la diócesis y la programación del arciprestazgo, que es la unidad básica de la pastoral de conjunto.
  • Establecer contacto con otros consejos Pastorales y con otros movimientos apostólicos interparroquiales.
  • Participar, mediante los representantes más idóneos, en la programación, conducción y revisión del trabajo conjunto del arciprestazgo, zona y también de las tareas del Consejo Diocesano de Pastoral.

Joan Bestard. El. C.P.P. Ed. P.P.C.