HACIA LA TIERRA PROMETIDA CON MOISÉS Día 1. DIOS NOS LLAMA, COMO A MOISÉS

Moratalaz 10/08/2020

¡Ya estamos de campamento! Ha empezado hoy y además nos han invitado a hacer un viaje: ¡un viaje hacia la Tierra Prometida con Moisés! 

El día ha comenzado con la llegada de 40 aventureros que han acogido la invitación a nuestro primer campamento urbano. Han llegado con sus mochilas pequeñas, con caras de sorpresa porque no sabían bien qué era esto de un campamento urbano y nos han encontrado allí a los catequistas que salíamos de la Eucaristía, en la que habíamos puesto en manos de Dios lo que habíamos preparado y, sobre todo, todo lo que estaba por vivir. Al cantar ¡Comunidad! parece que se nos han ido abriendo las ganas de conocer este nuevo regalo. 

Tras unas cuantas explicaciones de las medidas de seguridad que tenemos que tomar para querernos y cuidarnos bien en este tiempo, conocer los espacios y conocernos entre nosotros, hemos ido a una parte muy importante de cada día de un campemento: el Buenos días. La historia de Moisés comienza con el pueblo de Israel viviendo bajo la esclavitud de Egipto. Dios ve el sufrimiento de su pueblo y no le gusta. Toma la iniciativa y llama a Moisés para darle una misión: liberar al pueblo de Israel y conducirlo hasta la Tierra Prometido. Moisés se siente incapaz de hacer algo tan grande. Dios no tiene ninguna duda: Moisés liberará al pueblo. El final ha sido una sorpresa: Dios ha lavado los pies a Moisés. No lo hemos entendido del todo, pero esto suena a que Moisés y Jesús van a estar relacionado. ¿Lo entenderemos en los próximos días? Ya os contaremos…

Los juegos, las reuniones y una película después de comer nos han hecho mirar nuestras esclavitudes y preguntarnos si sentimos que Dios nos llama. Un momento muy chulo ha sido decorar nuestras mascarillas según la Tribu a la que pertenecemos. Ah! Se nos ha olvidado contaros, que este campamento lo vamos a vivir en tribus porque no podemos estar todos juntos. Somos la Tribu del cielo (los más pequeños), la Tribu de la tierra (los mayores) y la Tribu del mar (cocina, apoyo y coordinación). Estamos descubriendo que es posible estar UNIDOS aunque no podamos estar juntos. 

En el final del día, cada uno hemos escuchado que Dios nos llamaba por nuestro nombre. Cada catequista ha entregado a los chicos y chicas de su grupo la mascarilla del taller, pronunciando su nombre, y Terence y Felipe han hecho lo mismo con los catequistas. Dios nos llama a través de las personas y nos confía una misión.  ¿Sentimos que Dios nos llama?

Con el corazón agradecido y con ”ganas de mañana”, nos hemos ido a casa a dormir con nuestras familias. Mañana continuamos a las 9.00h.

¡Tenemos muy presente a la comunidad! ¡Acordaos de nosotros y rezad para que sigamos haciendo nuestro viaje a La Tierra Prometida!

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.