JESÚS, EL REY DE LO PEQUEÑO

¡Hoy tenemos tanto que celebrar!, es el día de Cristo Rey, en el que termina el año litúrgico y además es la jornada de los pobres.

El lema de esta jornada es “La esperanza de los pobres nunca se frustrará”. En ella, el Papa Francisco nos llama a ser portadores de esta esperanza y consuelo. No podemos vivir como cristianos sin preocuparnos de los pobres, ellos nos necesitan y necesitan de nosotros que hagamos verdad el amor del Reino de Jesús, él lo dio todo por amor. ¿Qué tipo de Rey esperamos en Cristo? El que nos muestra la imagen que nos ha acompañado en la Homilía.

Nuestro rey no tiene grandes capas, coronas, joyas o palacios, sólo la cruz como trono y el servicio y el amor como reinado. En la homilía veíamos que los reyes nacen en grandes hospitales y bonitos palacios, pero Jesús nació pobre y vivió… en un “granero”, como nos ha dicho un pequeño.

Jesús reina sirviendo, y para él “los últimos serán los primeros” ¡Qué escudo tan maravilloso y sencillo es el suyo, con corazón coronado como centro! Así Jesús cambia radicalmente el significado de la palabra “rey”. El reino de Jesús no se ve en grandes cosas, sino que está dentro de nosotros. Cada uno podemos ser constructores del reino si trabajamos por la paz y la justicia, si perdonamos, si luchamos por la fraternidad. Hoy hemos recuperado a nuestro “Rey de los Mindundis” que nos acompañó en el campamento de verano, la imagen que nos habla del Rey de los últimos, de los que no cuentan para nuestro mundo, de los sencillos y pequeños.

Con él vivimos como podemos ser FELICES en su reino. Todo lo que nos pide es que nos miremos por dentro y busquemos lo que realmente nos llena como cristianos para hacernos felices. Por eso hemos cantado una de las estrofas de la canción que fuimos construyendo día a día en el campamento y que aquí os dejamos:

Cuéntale, si te has enterado que en el mundo hay una revolución.

La del amor y la ternura que hacen grande y ancho el corazón.

Cuéntale si eres feliz amando y su ternura derrochando.

Cuéntale que eres un Mindundi, eres un Mindundi y es tu felicidad.

Así, hemos pedido:

  • Por el Papa, para que sus viajes a Tailandia y Japón sirvan para llevar la Buena Noticia del amor de Dios.
  • Por todos los gobernantes, para que busquen el bien de todos, especialmente de los más necesitados y débiles.
  • Hay mucha gente triste, personas que no tienen ganas de vivir. Para que vean en Jesús Rey a alguien que les quiere y les ayuda.
  • Pedimos a Dios que en el centro de nuestras vidas sepamos poner un poco de oración, la eucaristía cada domingo y las buenas obras de todos los días.
  • Pedimos también por los pueblos de Latinoamérica que se encuentran en conflicto, especialmente Bolivia, para que Jesús, Rey de la Paz y el amor, sane sus corazones.

Con este espíritu de oración y alegría, hemos llegado al momento de darnos la paz. Terence nos ha invitado a sentir que la paz ya la llevamos con nosotros, dentro de nosotros, sólo tenemos que ser conscientes de ello, vivirla y darla a los demás.

La invitación de hoy y para esta semana es a ser FELICES construyendo el reino “diferente” de Cristo, ese reino que va “al revés” de lo que nos propone nuestro mundo y que Él ya nos ha demostrado posible, que arregla el alma de cada uno y el Mundo si le dejamos.

Os dejamos la canción completa del Rey de los Mindundis que cantábamos en el campamento. ¡Feliz semana!

Avisos:

– Reconciliación: miércoles 11 de diciembre a las 20.00h

– Operación kilo: jueves 12 de diciembre de 17.00h a 20.00h

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.