NAVIDAD ES ABRAZAR EL MISTERIO DE DIOS-NIÑO

A toda la comunidad de la Natividad: ¡FELIZ NAVIDAD! Un año más, hemos tenido la oportunidad de acercarnos al misterio del nacimiento de Dios.

Llegamos aquí después de un Adviento acompañados cada domingo de María, José, Juan el Bautista y Zacarías, que fueron acogiendo el anuncio de la llegada del Mesías de distintas formas: desde la esperanza, la confianza, la duda o el interrogante de los signos de su presencia. Un Adviento que terminó con una catequesis de Godly Play con los grupos y familias, que nos permitió mirar y hacer nuestro camino a Belén con los profestas, la Sagrada Familia, los pastores y los tres sabios de Oriente.

Todavía resuenan en nosotros los ecos de la misa del Gallo y las Eucaristías del día 25 en las que a cada uno se nos ha anunciado que Dios nace para todos y que la única señal es un bebé envuelto en pañales. Hemos saboreado estos días la ternura de Dios que viene así al mundo: frágil, sencillo, acostado en un pesebre y necesitado de los brazos de María y José. En la misa del gallo, tras escuchar las lecturas en las que Isaías nos habla de una luz que brilla en el pueblo que estaba en tinieblas y el relato del evangelio del nacimiento de Jesús, los chicos y chicas del grupo de confirmación nos regalaron una escenificación del evangelio, haciéndonos más cercano lo que vivieron María y José.

Lo que vimos no es una imagen del pasado, es una imagen actual de la realidad de tantas personas que tienen que salir de sus hogares por el hambre, la violencia, la guerra, la pobreza… y en su búsqueda de ser acogidos, encuentran personas que cierran sus puertas y otras que abren posibilidades de esperanza, cuidado y de un futuro distinto. Así es nuestro mundo hoy también. Es la noche de la anunciación del nacimiento de Dios a los pastores, a los que vivían en los márgenes del mundo, a la intemperie y con el cielo como techo. En Adviento hemos escuchado varias anunciaciones: el ángel anuncia a María que será la madre de Dios, a José invitándole a aceptar a María, a Zacarías y hoy, la última, a los pastores. Todos comparten algo: que son hombres y mujeres sencillos, dudan, no están llenos de sí mismos y sus seguridad, necesitan creer, reciben el mensaje “no tengáis miedo” y dicen “sí” al anuncio recibido.  Los pastores, según compartimos en la catequesis de Godly Play, pudieron escuchar el anuncio de los ángeles cuando dejaron de escuchar sólo su miedo que hacía latir sus corazones con fuerza.

Es la noche también de la Ternura de Dios. Es difícil entender desde nuestra mirada, que Dios todopoderoso y creador, elija ser un uno como nosotros desde el principio. Como todos los bebés, siendo frágil y necesitado y estando acostado en un pesebre porque no había sitio entre los hombres ocupados en otros asuntos que no son la acogida y el amor, acompañado por pastores, hombres y mujeres de las periferias que pueden entender, desde su pobreza, el anuncio de los ángeles y que se ponen en camino para adorar a ese niño que todo lo puede cambiar.

Naciendo así y anunciando la noticia a los pastores, nos hace entender cómo es nuestro Dios, sólo así se hace creíble su apuesta por ser el Dios de los sencillos, los últimos y los pequeños.

El Dios en el que creemos es el Dios de la ternura y el amor, éste es el misterio de la Navidad. No es sólo un principio bonito, es el principio de lo que luego se hará verdad durante toda la vida de ese niño que nace así y en quien la ternura y el amor llegan hasta el final.

Estamos invitados estos días a seguir atentos a “los ángeles de hoy” que nos anuncian como seguir caminando a Belén, a vivir el encuentro gozoso con el niño Dios y así poder ser transmisores de la gran noticia que celebramos estos días: que Dios nace en cada uno de nosotros y para todo el mundo.

En la celebración del 24, se bendijeron los claveles con los que iremos a felicitar la Navidad a todos los que no pueden estar en las celebraciones, los más frágiles de nuestro barrio.

FELIZ NAVIDAD, en nuestro corazón frágil y en los más pequeños de nuestro mundo. Os dejamos con uno de nuestros villancicos preferidos: FELIZ NAVIDAD PARA EL MUNDO, de Cantoalegre.

Avisos:

  • Jueves 26 a las 12.00h: Oración y felicitación de Navidad con los claveles bendecidos en Nochebuena a las personas de la comunidad que no pueden estar en las celebraciones
  • Viernes 27 a las 20.30h: Oración Taize en la parroquia Ntra Sra de Moratalaz
  • Domingo 29: Celebración de la Sagrada Familia: Eucaristías a las 11.00h, 12.30h y 19.30h
  • Lunes 30 a las 20.00h: Oración Luces y Sombras de 2019
  • Martes 31 a las 19.00h: Eucaristía Acción de gracias por 2019
  • Miércoles 1 Año nuevo: Eucaristía 12.30h y 19.30h
  • Sábado 4 de enero a las 18.30h: Roscón de Reyes. Encuentro comunitario para compartir el sentido de esta celebración y tomar un roscón juntos.

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.