¡SIEMPRE SALGO A BUSCARTE!

Este domingo 15 de septiembre hemos retomado los horarios habituales de Celebraciones en festivos, y en misa de 11h se notaba la alegría de comenzar un nuevo curso. Éramos poquitos y con ganas de escuchar lo que nos quería decir el Señor. Como en algunos tiempos fuertes de la Iglesia, yo hoy le pondría nombre al día y sería el “Domingo del amor” o el “Domingo de la misericordia”, porque una vez más hemos podido escuchar cómo nos quiere Dios y cómo sale a nuestro encuentro pase lo que pase. En las lecturas y el Evangelio que hemos podido recordar cómo cada uno de nosotros ha tenido momentos de oveja perdida, de hijo pródigo o de hijo mayor. Y siempre podemos decir como el salmo: Me pondré en camino adonde está mi padre.

Therence nos decía que el Salmo y el Evangelio de hoy nos transmiten una FELIZ NOTICIA: que Dios es misericordioso y bueno con nosotros. El salmo nos ha permitido expresar el reconocimiento de nuestro pecado ante Dios y la seguridad de ser renovados por su Espíritu en lo más íntimo de nuestro ser. El perdón que Dios nos regala es una nueva creación, la de “un corazón nuevo”.

En el evangelio hemos escuchado las 3 parábolas de la misericordia: la oveja perdida, la moneda perdida y el hijo pródigo. Las tres cuentan una historia muy parecida: la de una pérdida, una búsqueda intensa, un hallazgo y una alegría compartida. En todas, Dios toma la iniciativa de buscar al que se ha perdido, es el gran protagonista.

Lo más significativo que nos enseña la parábola no es lo que tenemos de hijo menor con nuestra autosuficiencia, huida o decisiones que nos alejan de Dios, que nos hacen sentir el frío de estar lejos del fuego de su amor, abandonados y solos. Tampoco lo que tenemos de hijo mayor con nuestra cerrazón y resistencias a la misericordia y al perdón sin límites del Padre por la falta de encuentro personal con el gran gozo del amor del Padre, que hacen que nos invada la rutina, la desesperación y el desamor. Lo realmente importante es la misericordia y la ternura de Dios, que quiere que vivamos de verdad y nos lleva en la palma de su mano, nos ama y nos perdona en todo lo que tenemos de hijo mayor y de hijo pequeño.

En esta semana que comienza, pidamos al Señor para que nos ayude a acercarnos a su misericordia y podamos disfrutar de su ternura, de esos brazos abiertos del Padre que sale a nuestro encuentro y nos hace “nuevos” en su abrazo.

Avisos: Os recordamos las invitaciones importantes de esta semana:

inscripciones de catequesis: jueves 19 a las 19.00

oración-concierto de Maite López: viernes a las 20.00h

barbacoa comunitaria y celebración de los 30 campamentos: sábado a las 20.30h

Os dejamos la canción que hemos cantado en la comunión que refleja lo que Dios nos quería hoy decir en esta celebración. Sé que voy contigo, de Brotes de Olivo.

 

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.