TIEMPO DE DETENERSE, CONTEMPLAR Y CONMOVERSE

Ante las indicaciones recibidas por la Comunidad de Madrid, del Ministerio de Sanidad y del Arzobispado, os queremos informar de las medidas acordadas en la parroquia. Si bien queríamos compartir antes la reflexión del  grupo de catequistas desde la oración y a la luz de la Palabra.

Estamos viviendo una situación social que no se parece a nada que hayamos conocido. Para entender lo que está ocurriendo nos llega información desde múltiples miradas: sanitaria, educativa, social, económica… Unas veces es información que llama a la responsabilidad y a fiarnos, otras a una sensación clara de amenaza o de desconfianza por los mensajes contradictorios, o sencillamente a la necesidad de estar desconectados porque no podemos procesar todo. Ante esta realidad, los catequistas nos dispusimos ante esta realidad desde la MIRADA DE JESÚS. Todo esto nos ha pillado preparando una convivencia de los grupos de catequesis cuyo lema es “Mirando como Jesús”. Por supuesto, no podemos tener la convivencia prevista para el 21 y 22 de marzo, pero sí queremos y necesitamos estar en la realidad de hoy desde su mirada.

Sabemos que es tiempo de pandemia, crisis e incertidumbre. Es verdad, lo es. Y también puede ser tiempo de detenerse, contemplar y conmoverse en este momento histórico. 

Tiempo de detenerse y permanecer en casa por responsabilidad social. No será sencillo y tenemos dos caminos: la queja por el trastorno en nuestra vida calculada y llena de prisas, o la mirada hacia las oportunidades que nos abre. Desaparece temporalmente la vida social en el ámbito escolar, universitario y, para algunos,  laboral. También comunitaria porque no podemos tener celebraciones, encuentros de catequesis y oración comunitaria. Todo esto nos devuelve a la vida familiar en el hogar y a la posibilidad de estar juntos con calma, compartir juegos, películas, silencios, orar y compartir la Palabra en lo escondido de cada familia. Escuchábamos el miércoles de ceniza: Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará (Mt 6, 6)

Tiempo de contemplar. Si conseguimos frenar la entrada de la información de los medios y redes sociales y si la inercia de los ritmos de vidas previos nos deja pararnos, podrá aparecer un tiempo nuevo. El día dura lo mismo, pero a este tiempo se le puede teñir de una cualidad que se nos ha ido estropeando: contemplar nuestra vida. Contemplar que no podemos controlar todo, que somos frágiles. Contemplar la vida que tenemos desde una mirada de agradecimiento y de preguntarnos si está siendo la vida que Dios sueña para cada uno de nosotros y nuestro mundo. A veces, solo saliendo de nuestra cotidianidad podemos contemplar los signos de la presencia de Dios en nuestra vida que nos dice “no temáis”. Escuchábamos el domingo pasado: Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. ..cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: «Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo». Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no temáis» (Mt 17, 1-9)

Tiempo de conmoverse. Sobre todo es tiempo de sufrimiento provocado por la enfermedad que afecta fundamentalmente a los más frágiles. Podemos dirigir nuestra mirada y poner la atención en “conservar nuestra casa a salvo” mirándonos solo a nosotros mismos, o dirigir nuestra mirada a los hermanos y hermanas más vulnerables. Las personas enfermas, mayores y solas, los amigos de la calle, los migrantes que siguen llegando a nuestra ciudad… a todos ellos, esto que hemos llamado la crisis del coronavirus, llega también afectando a sus vidas previamente cargadas de dificultades y precariedades. 

Y conmoverse es un verbo compuesto por “con” y “moverse”. Es un verbo que habla del movimiento interno que nos provoca el dolor de otros y del movimiento externo que se genera como consecuencia. Un corazón que se conmueve siempre tiene unas manos y unos pies que se mueven al encuentro del otro, como el de Jesús, que mira, se conmueve y pone en marcha a sus discípulos.  Jesús desembarcó y, al ver la gran multitud, se compadeció y sanó a los enfermos. Al atardecer los discípulos fueron a decirle: El lugar es despoblado y ya es tarde; despide a la multitud. Jesús les respondió: No hace falta que vayan; dadles vosotros de comer. (Mt 13, 17-18). 

Con esta invitación de fondo, estas son las medidas de nuestra parroquia para este momento: 

Eucaristías: todas se harán en el templo

  • De lunes a sábado a las 9.30h y las 19.30h
  • Los domingos a las 11.00h, 12.30h y 19.30h: en el templo. Se suprime la preparación de las celebración de familias de las 11.00h.

Os rogamos evitar el contacto directo entre nosotros y seguimos ayunando del gesto de la paz por estar en Cuaresma. Os seguimos pidiendo comulgar en la mano.

Celebración comunitaria de la Reconciliación el 14 de marzo: se postpone

Actividades Pastorales:

  • Encuentros de catequesis los domingos, grupo Cáritas, Animación litúrgica y Lectio divina: suprimidos
  • Convivencia de los grupos de catequesis y familias en Galapagar el 21 y 22 marzo: se postpone

Junto a las medidas que nos impiden continuar con nuestra vida comunitaria como hasta ahora, también queremos invitaros a seguir siendo comunidad desde la Oración y la Palabra para que en este tiempo se fortalezca lo esencial: que somos hijos amados de Dios y que está con nosotros en este momento social que estamos viviendo. Desde la creatividad evangélica, daremos respuestas nuevas (porque esta situación es nueva para todos)  y haciendo posible entre todos que sea tiempo de detenerse, contemplar y conmoverse.

  • Compartiremos con los grupos de catequesis recursos y materiales para seguir viviendo la fe en familia. Cada en familia y cada uno en su casa podemos seguir sintiéndonos comunidad de la Natividad
  • Alternativas no presenciales con las nuevas tecnologías permitirán espacios de compartir para algunos grupos
  • Las celebraciones de la Eucaristía serán retransmitidas desde la catedral a las 19:00 horas, a través del canal de YouTube de la diócesis.
  • Las personas enfermas podrán seguir recibiendo la Comunión en sus domicilios y recibir la  fuerza de la palabra de Dios y la Eucaristía
  • Construir comunidad en la que aprendamos a estar conectados los más frágiles (personas enfermas, que viven solas y  las familias con dificultades para cuidar a sus hijos por el cierre de los colegios) con aquellos que por sus disponibilidades pueden hacer más fácil este tiempo a los demás. Para organizarlo, las personas mayores y enfermas que lo necesiten se pueden poner en contacto con Laura y Felipe , las familias con Bea y Miguel, y los más jóvenes pueden ofrecer sus disponibilidades a través de sus catequistas. 
  • Nos unimos al llamamiento urgente de la comunidad de Sant´Egidio que nos pide  objetos de higiene personal (geles en formato pequeño o monodosis, jabones, toallitas desinfectantes…) para ayudar a proteger del coronavirus a nuestros amigos por la calle
  • En la Mesa por la Hospitalidad siguen necesitando voluntarios para acompañar a las familias migrantes que llegan a nuestra ciudad

Sigamos orando y poniéndonos en manos Dios unos a otros, a las personas que enferman y las que los cuidan. Recemos también por los que toman decisiones tan importantes y difíciles en nuestro país  y en el mundo.

Y os pedimos responsabilidad y sentido de ciudadanía, siguiendo las medidas recomendadas por la autoridades: RESTRINGIR AL MÁXIMO LOS CONTACTOS SOCIALES, EVITAR SALIR DE CASA Y LAVADO DE MANOS CONSTANTE. Es fundamental que todos colaboremos: nos jugamos mucho y son muy importantes las decisiones y actuaciones de cada uno en este sentido.

Cada semana comunicaremos a través de la web los cambios en las medidas adoptadas o la conveniencia de continuar con las actuales.

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.