TODO TIENE YA SENTIDO ¡FELIZ NAVIDAD!

Y por fin ha llegado Nochebuena. Creo que dentro de cada uno eso era lo que resonaba por dentro.  Después de este año tan difícil y tan distinto a todo lo que hemos vivido antes, ¡ha llegado este día tan grande!. El pasado marzo, cuando nos confinaron, pensamos en qué hubiera sido aquello si hubiera pasado en Navidad y sin embargo, a pesar de todo, estamos teniendo mucho más de lo que podríamos imaginar: un adviento lleno de generosidad y caridad, unas celebraciones cercanas en Comunidad y algo que no cambia nunca, el AMOR inmenso que Dios nos demuestra en el nacimiento de su hijo. 

Las calles están llenas de un ¡Feliz Navidad! sincero y este año no pasamos tanto frío en la calle, lo importante es encontrarnos, aunque sea en la distancia, con las puertas abiertas y sonriendo con los ojos llenos de emoción y cariño.

En la misa del Gallo, este año muy temprana ya que fue por la tarde, comenzamos con un ¡qué poquito queda para el momento más importante en nuestra historia! Al mismo tiempo que tomamos conciencia de la importancia de encontrarnos también en la distancia, con las puertas abiertas y sonriendo con los ojos llenos de emoción y cariño.

Porque si echamos la vista atrás, podemos ver cómo Dios tiene una historia de salvación con cada uno de nosotros. Una historia que, a pesar de todos los momentos duros, nos ha ido construyendo y reconstruyendo cuando era necesario, acompañando, queriéndonos. 

Con el nacimiento de Jesús, todo cobra sentido, hasta la misma muerte de tantos seres queridos este año. ¡Todo tiene ya sentido en Jesús!, ha nacido en las circunstancias más sencillas para decirnos ¡así tenéis que ser!, ¡así tenéis que cuidar a los más pequeños de la Tierra!, ¡ser como yo soy, un bebé sencillo!. 

¡Hoy también se nos anuncia a nosotros!: Hoy nos ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor, que se encarna en un niño. 

Qué alegría saber que nuestra pequeñez es alto grande para Dios; qué alegría saber que María y José siempre se fiaron de él a pesar de tanta incertidumbre. 

Jesús quiso nacer en Belén, que en hebreo significa “casa del pan” y luego quiso quedarse en el pan, el alimento más sencillo y humilde. Con él ¡todo tiene ya sentido!. 

Cuando decimos ¡Feliz Navidad!, el significado de la palabra Nativitate es “nacimiento de la vida en tí!. Hoy nace la vida en cada uno que quiera acoger ese amor, esa vida, esa gracia. Hemos venido al mundo para eso, para acogerla, transmitirla y contagiarla. Estamos actualizando el nacimiento de Jesús que se quedará con nosotros. Cada uno somos sagrario de Cristo que podemos darlo a los demás. 

Como signo de la cercanía de Dios con los más necesitados, hemos bendecido unos claveles para entregarlos a los enfermos de nuestra comunidad. Este año no podemos llevarlos en grupos a las casas, por lo que son personas cercanas a cada enfermo las que van a llevarles los claveles, siendo enviados con el espíritu de toda la comunidad. El Señor ha nacido en nuestro corazón y nos envía a todos para ser parte de sus manos aquí en la Tierra. 

¡FELIZ NATIVITATE!

Os dejamos este villancico que nos acompaña desde hace unos años en las celebraciones de la comunidad

Feliz Navidad para el mundo, de Cantoalegre

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.