¡VEN ESPÍRITU!

Este fin de semana no podemos tener más bonito el presbiterio de nuestra iglesia. Está lleno de alegría, ilusión, esperanza y luz representado por las flores y por los lienzos que rodean al Cristo. 

El sábado celebramos las primeras Comuniones de 8 niños y niñas que nos dejaban ver en su cara la emoción de sentirse protagonistas en la Eucaristía y de recibir al Señor. Queremos acoger a estos niños: Aarón, Gabriel, Sebas, Ángel, Mar, Jorge, Rebeca y Javi; y sus familias, para que se sientan en comunidad caminando en la fe y siempre acompañados. 

El domingo hemos cambiado el lienzo de acogida por el del Espíritu Santo, sintiendo la luz que nos transmite en el día de Pentecostés. 

En esta fiesta nosotros también recibimos el Espíritu Santo, la fuerza de lo alto, al igual que los discípulos. Jesús sopla su aliento sobre nosotros para que nos convirtamos en signo y presencia de su resurrección. Durante el tiempo de Pascua, hemos ido meditando sobre cuánto nos ama al dar la vida por nosotros y sentimos que debemos corresponder a ese amor, sin saber cómo hacerlo, pero a través de nuestra fe queremos vivirlo con esperanza y alegría. Alegría que, a pesar de las circunstancias difíciles que estamos viviendo, nace de la certeza de saber que Dios nos acompaña cada día; ésa es la fuente de nuestra alegría.

El Espíritu Santo se manifiesta en nuestra vida por muchos medios y  momentos, a veces sopla con un viento suave y otras debe de ser un viento fuerte y huracanado porque estamos dormidos o aletargados. Necesitamos estar alerta, vivos y con ganas de transmitir la experiencia de Jesús resucitado. ¿Cómo estamos cada uno de nosotros?. 

Todos hemos recibido dones, carismas y talentos que son para crear la Iglesia y ser cuerpo de Cristo siguiéndole a él. Estamos llamados a hacer las mismas obras que hizo Jesús: ser solidarios, ayudar, amar, perdonar…Necesitamos perdonar y perdonarnos a nosotros mismos para ser capaces de ser felices. El perdón nos hará ser conscientes de nuestra fragilidad y siendo sencillos, nos podremos llenar del Espíritu para que sea él el que nos guía. 

En medio de nuestro mundo el Espíritu nos llama a la unidad en Cristo, a construir la Iglesia hablando con la lengua universal del amor. Todos hemos recibido el mismo Espíritu, sin excepciones, y eso nos hace ser parte importantes en la sinodalidad de la Iglesia.El grupo de pre-confirmación ha preparado con cariño la celebración y han ofrecido un ramo de flores que ha quedado unido al resto de las flores del jarrón con un cordón que simboliza al Espíritu Santo, que nos une a todos. Han ofrecido el ramo al grupo de de chicos y chicas que recibirán la Confirmación este mismo año. Además, le han dado un mensaje en varios idiomas: “ El Espíritu Santo te envía a llevar la buena noticia”. 

Hoy termina el tiempo de Pascua y, hemos apagado el cirio pascual. El Espíritu nos envía al mundo para ser sus testigos, para que podamos llegar a todos los rincones como el humo que deja el cirio al apagarse. 

Os dejamos también la canción Envíame, de Ixcis.

Envíame

Todavía sin comentarios.

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.