Viaje a Burundi – Semana Santa 2011

DIARIO DE EXPEDICIÓN

Día 24: Domingo de Resurrección; de feliz conmoción…

composición gráfica, destaca el mapa de África

Pasika Nzisa (en kirundi), Feliz Pascua.

Hoy de nuevo ha sido un día lleno de vida, de la vida del resucitado que desde primeras horas de la mañana ha salido a nuestro encuentro, una vez más en TENGA.

Primera Eucaristía de la mañana, en Tenga

Hemos participado un poco en la primera Eucaristía de la mañana, celebrada por un Jesuita Argentino que pasa medio año aquí y otro medio en Europa. Hemos charlando con él, también una vida llena de Dios, de servicio y entrega como la del padre Germán.

No hemos parado de saludar a la gente de Tenga y hemos ayudado en los preparativos de la eucaristía que iba a presidir Germán.

Germán y Javier, de pie en la cabecera de la iglesia de Tenga

Germán y Javier. Iglesia de Tenga.

Niños de Tenga decorando la sala común con globos para la Pascua

Adornando la sala con globos.

Las 7 comunidades de base: Los pobres ayudan a más pobres en este día

Este pueblo no deja de sorprenderte. Tenga es una capilla de la parroquia de Kinama, donde celebramos ayer los oficios. Hay 7 comunidades de base y cada una de ellas ha preparado comida e invitado a 10 pobres para compartir con ellos este día de fiesta.

Es increíble, personas como Nicodemo, el catequista que nos llevó a su humilde casa el otro día, comparten con los que son más pobres que ellos. La comida ha consistido en arroz y judías negras, nosotros también hemos comido la misma comida de ellos y con ellos. Cada comunidad estaba comiendo en una de las aulas escolares, les hemos visitado a todos y deseado una feliz Pascua. Después, se ha entregado a cada uno de los 70 pobres, un sobre con dinero, fruto de una de las colectas de la Eucaristía, hay dos, una que se entrega al párroco y la otra para los pobres.

En el suelo, multitud de platos de diferentes tamaños y materiales, más un cubo verde. Contienen arroz y alubias pintas, la comida compartida el domingo de Resurrección en Tenga.

Arroz y judías pintas.

El Padre Germán nos invitó a dedicarles unas palabras

La celebración ha estado llena de alegría, de cantos y de bailes, como es costumbre. Germán nos ha hecho hablar a Javier y a mí, yo les he dicho

…que nos sentimos muy queridos por Germán, pero que sabemos que su corazón está en Tenga y que desde ahora, también yo y toda la comunidad de la Natividad de Nuestra Señora les llevaremos en nuestro corazón.

…que hemos seguido la construcción de la iglesia, las aulas… de todo lo que aún queda, pero que lo más importante y por lo que les daba gracias es por la vivencia de su fe, expresada con tanta alegría, que en Europa la hemos perdido, quizá porque nos estamos llenando de cosas y no dejamos hueco a Dios.

Ha sido agotador, y eso que nosotros no hemos bailado, aunque yo en más de un momento me he quedado con las ganas, pero el calor es tremendo.

Domingo de Resurrección en la Iglesia de Tenga llena de gente. Entre columnas y cercanas al techo, tienden telas blancas y amarillas decorativas

Domingo de Resurrección. Iglesia de Tenga.

Avanzando en los proyectos, adaptándose a la evolución de la Comunidad

La Iglesia ya se ha quedado pequeña y Germán está preparando la ampliación. También quiere que vengan unas monjas y un cura que se dedique a pleno tiempo a Tenga, porque él está muy cogido con la hoja de la diócesis. Igualmente, tiene que hacerle ver al obispo y al párroco que son cosa de ellos, porque nadie quiere apostar por Tenga, lugar de muerte y desolación durante la guerra.

De nuevo me ha conmovido la humildad y sencillez de esta gente, sus saludos afectivos y cariñosos y la alegría de los niños y jóvenes.

Por la tarde visitamos la casa de las Misioneras de la Caridad de la madre Teresa de Calcuta

Por la tarde hemos visitado la casa de las Misioneras de la Caridad de la madre Teresa de Calcuta; también estaban de fiesta, cantando y bailando.

Hemos estado con los niños huérfanos que tiene, más de 150 y ha sido bonito, pero también muy duro: los niños se pegaban a nosotros y no querían soltarnos.

Reflexiones compartidas, el interior habla…

Lago Tanganika. Primer plano de las olas que rompen cerca de la playa al atardecer. Al fondo se vislumbran ya oscuras las montañas y algunas nubes blancas que todavía reflejan los rayos del sol..

Lago Tanganika.

Después hemos ido a una especie de chiringuito junto al lago Tanganika y hemos compartido los cuatro sobre lo que estamos viviendo, las dudas y proyectos de Germán

Ha sido también un momento muy especial.

Bueno, no os doy más la lata por hoy, pero tengo miedo a olvidarme cosas importantes por la acumulación de tanta vida.

Un fuerte abrazo para todos, en cada experiencia de gozo, de alegría, de emoción… os tengo presentes.

Felipe

PD:
Os acordáis del mensaje de Pascua que aprendimos de la comunidad de San Egidio de Roma el año pasado: «Cristo ha resucitado, verdaderamente ha resucitado, aleluya aleluya» eso es lo que estamos viviendo, una verdadera resurrección del Señor.

6 Respuestas a Viaje a Burundi – Semana Santa 2011

Puedes escribir un comentario

NOTA: Los campos marcados con (*) son necesarios para poder escribir un comentario. Por favor, escribe datos reales, para que podamos ponernos en contacto contigo si fuera preciso. Gracias.